Ni un paso atrás en el ejercicio de auditorías. Que se reporten las afectaciones máximas como establece la ley: PRD

Política
  • En un sistema de división de poderes, la fiscalización de la cuenta pública se convierte en un ejercicio necesario
  • Recordemos que, en febrero de 2021, esta función intentó ser invadida por el Ejecutivo Federal, quien no aceptó los resultados e intentó “enmendar la plana”
  • No debemos de dejar que se haga escarnio público contra las instituciones democráticas que hemos desarrollado y que son contrapeso y modelos de vigilancia para la transparencia y rendición de cuentas
  • Nuestro compromiso contra la corrupción supera la simple posición de un discurso hueco y utilizado cada vez que es útil para el posicionamiento mediático. Nuestro compromiso es constante y al cien por ciento contra todos los actos de corrupción

El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD), a través del diputado Marcelino Castañeda Navarrete, instó al auditor Superior de la Federación, David Colmenares Páramo, no dar “ni un paso atrás” en las revisiones que, por ley, dicha instancia está obligada a realizar sobre el gasto que las dependencias federales, empresas paraestatales, así como estados y municipios, ejercen con recursos públicos.

Sostuvo que el “compromiso contra la corrupción debe superar la simple posición de un discurso hueco utilizado cada vez que es útil para el posicionamiento mediático”.

En el marco de la recepción de la entrega del Informe Final del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2020, así como de la Tercera Entrega de Informes Individuales del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2020, por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF); Castañeda Navarrete recordó que, en febrero del año pasado, esta función intentó ser invadida por el Ejecutivo Federal, quien no aceptó los resultados (particularmente en el costo por la cancelación del aeropuerto de Texcoco, donde se reportó que habría sido de, al menos, 331 mil 966 millones, el triple de los 100 mmdp dichos por el gobierno de López Obrador) e intentó “enmendar la plana”.

“Ese episodio marcó en nuestra historia de fiscalización, un antecedente negativo porque obligó a esta Auditoría a hacer una revisión de un trabajo que tenía todas las tablas técnicas para sustentar -con datos- la conclusión del informe” y que apenas hace dos días concluyó que el costo fue de 113 mil 327 millones de pesos.

“No debemos de dejar -llamó el perredista- que se haga escarnio público de las instituciones democráticas que hemos desarrollado y que se suponen como contrapesos y modelos de vigilancia para un proceso de transparencia y rendición de cuentas integral”.

Dejó en claro que, en un sistema de división de poderes, la fiscalización de la cuenta pública se convierte en un ejercicio necesario; mismo que ejerce la Cámara de Diputados de manera exclusiva a través de un órgano con autonomía técnica y de gestión. Con ello -subrayó- se garantiza que no existan consideraciones políticas en la revisión, evaluación y sanción del gasto público.

“Justo ese diseño institucional permite hacer las revisiones necesarias y llevar al cabo procedimientos contra servidores que hagan mal manejo de recursos públicos, mismos que laceran no solo al gobierno, sino que limita las capacidades de atención de las problemáticas de la ciudadanía”, expuso.

Marcelino Castañeda indicó que “estamos frente a un sistema que lleva ya varios años perfeccionándose, y ha dado sus primeros frutos. No olvidemos las últimas 3 cuentas públicas del gobierno anterior, que tenían dictámenes negativos por la visible opacidad y las faltas administrativas en el ejercicio del gasto”.

Es por ello, aseguró, que “desde el GPPRD le damos total respaldo a la labor que encabeza David Colmenares, al frente de la Auditoría Superior de la Federación y le pedimos: Ni un paso atrás en el ejercicio de auditorías, que se reporten las afectaciones máximas como establece el marco jurídico. Con el trabajo de la auditoría lograremos tener mecanismos que nos ayuden a administrar los recursos públicos en concordancia con el artículo 134 constitucional con eficacia, eficiencia, economía, transparencia y honradez”.

Tenga por seguro, recalcó, que analizaremos toda la información que aquí se nos entregue y seremos los primeros en exigir que se aclaren malos manejos, tanto de dependencias federales, como de empresas paraestatales, estados y municipios que tengan observaciones en el ejercicio del gasto federalizado.

“Desde el Grupo Parlamentario del PRD estaremos atentos a la revisión del informe del que hoy se hace entrega y velaremos porque no se vuelva a poner entredicho la gran labor que hace la Auditoría en el desempeño de sus funciones. Nuestro compromiso es constante y al cien por ciento contra todos los actos de corrupción”, concretó.