En reunión con la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, el coordinador nacional de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), José Sarukhán Kermez, se pronunció por desarrollar una política pública que apoye a empresas sociales, basadas en el uso de los recursos que aportan ecosistemas, como selvas y bosques, lo que cambiaría la situación de pobreza de la población rural.
“Una de las formas de sacar de las condiciones de marginación económica enorme que tiene este sector es ayudarles a que los recursos que tienen realmente los conviertan en riqueza. El problema es que no tenemos una política pública dirigida a apoyar a empresas sociales”.
Sarukhán Kermez señaló que México, además de ser uno de los países de gran biodiversidad silvestre, es de los centros mundiales de domesticación de plantas como resultado de la interacción entre la diversidad cultural y la biología del país.
Destacó que soberanía alimentaria “no significa producir absolutamente todo lo que se consuma, sino tener capacidad de decidir qué vamos a plantar, cómo tener el material para hacerlo y dónde ponerlo”.
La presidenta de la Comisión, diputada Beatriz Manrique Guevara (PVEM), expresó que la gobernanza de los recursos naturales es clave para proteger el capital natural, no solamente de México, sino de América Latina y el Caribe, cuya zona es la de mayor biodiversidad del planeta.
“Tenemos que seguir impulsando la eficiencia en la gobernanza, para que cada marco jurídico normativo sea la base y el origen del actuar de las autoridades”. Esta reunión “es importante porque necesitamos hacer conciencia de que la toma de decisiones aquí en el Poder Legislativo no puede basarse en corazonadas”.
Por Morena, la diputada Xóchitl Nashielly Zagal Ramírez se manifestó por seguir protegiendo la biodiversidad del país y destacó que se han emprendido agendas temáticas sin tintes partidistas, en donde se requiere de la colaboración de todos los sectores e instituciones, como la Conabio.
Mencionó que impulsará una ley de bioseguridad, dado que el tema de los transgenéticos, manipulación genética y pérdida de la biodiversidad del país “nos alertan y no queremos quedarnos sin vida ni alimentos. Debemos fomentar una protección desde este Poder Legislativo para las futuras generaciones”.
Su compañero de bancada, diputado Esteban Barajas Barajas, expresó que este gobierno será uno de los que tendrá más interés en apoyar trabajos del cuidado de la naturaleza y afirmó que existe duplicidad entre Semarnat, Conabio y Sagarpa.
Resaltó que cuidar el ecosistema es una forma de atraer turistas y en México existen áreas que “estamos desaprovechando por contaminación y porque se acaba con muchas especies, y a eso debemos ponerle atención”.
La diputada Martha Olivia García Vidaña, también de Morena, se congratuló con la labor de la Conabio y afirmó que es fundamental que los gobernadores conozcan y aprovechen las riquezas naturales de cada entidad.
Pugnó por una mayor relación entre las dependencias encargadas de proteger el medio ambiente y los recursos naturales, y destacó que desde esta Cámara de Diputados se buscará proteger el presupuesto en la materia.
José Sarukhán Kermez explicó que el propósito de esta dependencia es reunir toda la información sobre la diversidad biológica del país, generar conocimiento y organizarlo para que sea accesible y manejable por cualquier persona.
Precisó que la Comisión está mandatada por ley a armar el Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad. El Banco de datos está cerca de los 14 millones de ejemplares. “No hay en ninguna parte del mundo esa información para un país bajo un solo techo institucional”.
Afirmó que se tiene información sólida sobre las áreas prioritarias para la conservación en el país, terrestre, marina, de lagos y ríos. SE sabe también cuáles son las áreas prioritarias de protección y de restauración para que haya elementos de política pública de dónde invertir los recursos con el mejor beneficio posible.
Comentó que también lo que realizan es predecir las áreas de movimiento de vectores de enfermedades y, por lo tanto, planear programas y proyectos de salud pública con tiempo para que la gente sepa.
Resaltó que se manda información sobre los incendios forestales a cada estado de la República, casi en tiempo real. “Esto se hace automáticamente, después de que pasa la imagen de satélite en 20 minutos se manda a cada estado la banda donde pasó para que puedan actuar de manera inmediata y esto ha ayudado a reducir daños a la vegetación y ecosistemas, así como salvar vidas”.
El exrector de la UNAM enfatizó que se genera información que ayuda a que las comunidades locales puedan beneficiarse de componentes de la biodiversidad biológica desde el punto de vista económico, como el controlar la calidad de sus productos, diferenciarlos por origen, aprovechar nuevos nichos de mercado y desarrollar empresas exitosas.
Comentó que se tiene un proyecto, apoyado por el Banco Mundial, a través de la FAO en México, que acaba de iniciar y durará cinco años. “Nosotros queremos hacer algo que ya no sea sólo un proyecto para cinco años”.
En el proyecto se utiliza la diversidad biológica a nivel genético de los cultivos, maíz, chile, frijol, calabaza y sus parientes silvestres; la diversidad cultural, quiénes mantienen la domesticación de estos cultivos y el capital humano que se tiene en ciencia y con la interacción de los campesinos.
Resaltó que un punto neurálgico para el funcionamiento de la Conabio es la existencia del Fondo para la Biodiversidad, el cual es privado. Aseguró que se ha tenido gran cuidado para que cada peso se utilice para los fines de la Comisión, el 9 por ciento se utiliza en administración y el resto en operación.

Artículo anteriorSi creamos identidad, generamos confianza en la población: Silvano Aureoles
Artículo siguienteAprueba Comisión realizar el “Foro Nacional de Vivienda 2019”