Con el propósito de mostrar la capacidad y efectividad de la unidad canina de la Cámara de Diputados, encargada del rastreo de explosivos, se realizó una exhibición sobre el adiestramiento y educación de estos animales durante el Can Fest Azcapotzalco.
Durante el acto, realizado este domingo en el Parque de la China, ubicado en la alcaldía Azcapotzalco, la secretaria general de la Cámara de Diputados, Graciela Báez Ricárdez, destacó la importancia de la unidad canina para la seguridad del recinto parlamentario de San Lázaro.
Informó que prestaron los servicios de la unidad para la revisión de las instalaciones del Senado de la República, después de que, hace unos meses, un libro bomba le estallara a la senadora por la Ciudad de México, Citlalli Hernández Mora, del grupo parlamentario de Morena.
Comentó que en la Cámara de Diputados se trabaja para compartir con la ciudadanía la experiencia en materia de adiestramiento canino por medio de los binomios, así como orientar a los interesados en entrenamiento básico para hacerlos responsables de un can.
Por su parte, el alcalde de Azcapotzalco, Vidal Llerenas Morales, agradeció el interés de la Cámara de Diputados por difundir la cultura, el respeto hacia los animales de convivencia y en favor de dueños más responsables.
Sergio Cruz Cruz, jefe de la unidad canina, llamó a la sociedad a evitar tener perro “si es sólo para mantenerlos en la azotea”; invitó a los interesados a inscribirse a las clases de adiestramiento básico que impartirán en las diferentes alcaldías de la Ciudad de México.
La unidad canina, compuesta por seis perros, cuatro de ellos de raza Pastor belga malinois, un Golden retriever y uno más Labrador, realiza diariamente una revisión de las inmediaciones del Palacio Legislativo de San Lázaro.
Los perrunos reciben un amaestramiento especial para, en caso de llegar a encontrar un aparato o sustancia explosiva, no la activen mediante un ladrido o movimientos bruscos.
Los canes son escogidos minuciosamente y entrenados, tanto dentro como fuera del recinto legislativo, porque deben de tener la capacidad y condiciones para que puedan realizar esta función.
Una de las principales cualidades es que tengan un olfato desarrollado, por lo cual tienen una revisión veterinaria de rutina, pues deben evitar cualquier infección o enfermedad que comprometa sus funciones.
Además, no deben mostrar signos de agresividad, porque no sólo revisan el exterior de la Cámara de Diputados, sino también el interior como oficinas e instalaciones dentro del complejo, en donde día con día laboran tanto legisladores como trabajadores.
En el acto, el público en general pudo conocer y ver en acción a la unidad canina, mismos que tienen una vida de servicio hasta cumplir los nueve años de edad, para posteriormente jubilarse, debido a que al llegar a esa etapa, su olfato comienza a perder la agudeza requerida.