Se realiza el segundo módulo del Curso “Del silencio a la protesta: Historia y lucha del movimiento de liberación homosexual”, que coordinan Indesol, Museo Memoria y Tolerancia y Archivos Diversos.“No hay libertad política sino hay libertad sexual”, fue uno de los discursos que en México sostenían las mujeres de los años setenta al exigir que la sociedad y el Estado reconocieran su identidad sexual y se plantearan derechos que hoy en día ya son parte de las legislaciones, aseguró Adriana Fuentes Ponce, Doctora en Historia y Etnohistoria, y autora del libro: Decidir sobre el Propio Cuerpo. Una Historia Reciente del Movimiento Lésbico en México.

Durante su participación en el segundo módulo del Curso “Del silencio a la protesta: Historia y lucha del movimiento de liberación homosexual”, que coordina el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol con la Museo Memoria y Tolerancia y la organización Archivos Diversos, Fuente Ponce, expuso las difíciles realidades por las que pasaron las personas homosexuales y específicamente las mujeres hace 50 años, en tono al Movimiento Lésbico de la persecución a la autonomía.

¿Qué significaba ser homosexual y lesbiana en esos tiempos? preguntó Adriana Fuentes quien expresó que, “en esos años, las lesbianas eran reprimidas con su reclusión en hospitales psiquiátricos y medicalización endocrinológica, así como actitudes que las orillaban al suicidio”.

En este sentido, refirió que los grupos precursores del movimiento lésbico se empezaron a cuestionar las maneras de relación jerárquicas entre hombre y mujer. Entre estos están Las Canallas, Las Pelotari, Grupo Ácrata, Grupo Lesbos; surgiendo éstas dentro de la clase media alta y académica-intelectual, e inspiradas en los movimientos de liberación lésbica de Inglaterra y Noruega.

“El primer simposio mexicano centro-americano de investigación sobre la mujer “El lesbianismo y su significado social”, llevado a cabo en 1977 y la presencia de contingentes lésbicos y homosexuales el 2 de octubre de 1978, muestran la consolidación de redes sobre feminismo y liberación sexual que posteriormente dieron pie a encuentros y simposios llevados a cabo entre mujeres mexicanas y latinoamericanas como lo fue el Primer Encuentro de lesbianas feministas latinoamericanas y caribeñas celebrado en 1987”.

En cuanto al panorama actual de la lucha por los derechos lésbico-gay, la historiadora comentó que “hay que retomar los esfuerzos de la lucha que otras mujeres han iniciado y que hay otras cosas que podemos seguir replanteándonos ya que hay circunstancias no solo concernientes al género, sino también a la conciencia de clases que no nos hacen homogéneos”.

El curso comprende 4 módulos y se realiza todos los sábados de mayo a partir de las 17 horas, vía streaming, si te interesa participar visita nuestro sitio web y redes sociales.