Movimiento Ciudadano propone al Presidente ocho acciones para enfrentar la emergencia económica

Las decisiones en materia económica que tome o deje de tomar el Gobierno de México en las siguientes horas, determinarán el futuro económico y social del país; los analistas proyectan un decrecimiento entre el 6 y 8%, que significaría una pérdida de millones de empleos, y que casi 20 millones de personas podrían pasar a la pobreza y pobreza extrema, planteó Clemente Castañeda, coordinador nacional de Movimiento Ciudadano, en una conferencia virtual que hoy sostuvo con medios de comunicación.

“Frente a ello, lo que ha hecho Movimiento Ciudadano de la mano del Consejo Consultivo ‘Pensando en México’, es un documento dirigido al Presidente de la República donde ponemos a su consideración una serie de ideas que, a nuestro juicio, deben de estar de manera inevitable e irrefutable en el plan económico que presentará mañana”, dijo Castañeda, senador por Jalisco.  “Lo que anima este esfuerzo colectivo es el sentido de urgencia, no es algo que podamos tomarnos a la ligera y que pueda esperar, es algo que tiene que ocurrir de manera inmediata y en las próximas horas, y donde el papel del Presidente, del Estado mexicano y de todos los que tenemos un cargo de representación e incidencia en la actividad pública de este país, debemos colaborar”.

Las propuestas que conforman el desplegado que hoy se publicó en medios nacionales y que está dirigido al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, sintetizan las mesas de trabajo que coordinó el académico Jorge Andrés Castañeda con representantes del Centro de 1 Estudios Espinosa Yglesias, Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, Consejo Coordinador Empresarial y Grupo Nuevo Curso de Desarrollo de la UNAM.  “No estamos hablando de una posible recesión, estamos hablando de medidas que se tienen que tomar para evitar una depresión. La recesión es segura, tenemos que partir con realismo: el 2020 no va a ser un buen año económico, lo que tenemos que hacer, y por eso la urgencia, es evitar que los costos los pague la siguiente generación”, dijo Salomón Chertorivski, presidente del Consejo Consultivo ‘Pensando en México’.

“Si en una frase pudiéramos resumir la estrategia nacional tendría que hacer como fundamento es proteger los empleos, que se pierda la menos cantidad de empleos, eso es lo fundamental.  Estamos ante un momento inédito y eso requiere medidas valientes e inéditas”, añadió.  Las medidas que necesariamente debe contener el Plan de Emergencia Económica que mañana presentará el Presidente de la República, son las siguientes:

  1. Destinar todos los recursos necesarios para salvar vidas humanas: Nada es más importante que la atención a las personas enfermas y salvar vidas. La prioridad es dirigir todos los recursos que sean necesarios para el sector salud y el plan de emergencia sanitaria nacional, estatal y municipal. Ningún recurso debe escatimarse para atender la salud en un momento crítico.
  2. Cueste lo que cueste, no se debe perder ningún empleo: Es trascendental diseñar y poner en práctica un gran plan nacional que permita preservar los puestos de trabajo actuales. Por cada empleo que perdamos, tendremos un mexicano sin empleo, una familia sin ingresos y una persona en crisis que estará dispuesta a todo para darle de comer sus hijos.  Contemplar cómo se pierden empleos reales a la espera de empleos por crear en el futuro, es un error que nos costaría demasiado caro.
  3. Preservar la planta productiva: El empleo y las empresas que emplean, son dos caras de la misma moneda. Se requieren medidas emergentes para apoyar a las unidades productivas de nuestro país que en su mayoría son micro y pequeñas empresas que representan el 95 % de la estructura productiva y que son las más susceptibles de desaparecer ante esta crisis.
  4. Garantizar ingresos para los más pobres: Es crucial salvaguardar el ingreso de quienes tienen en riesgo su empleo y de aquellos que dependen de su trabajo diario. Si bien, manteninedo con vida la estructura productiva, sostenemos el empleo formal, más del 50 % de las y los mexicanos se encuentra en el sector informal. Urge destinar fondos para canalizar ingresos líquidos a los más pobres y a los que ya son los primeros golpeados por 2 esta crisis.
  5. Mayor intervención estatal e incremento del gasto público: La economía mexicana, requiere –como nunca– una vasta intervención estatal, sin titubeos. Aumentar el gasto público es un imperativo económico y también moral. No necesitamos una nueva ingeniería de “reasignación” de los recursos públicos. Se trata de aumentarlos a una escala tal, que permita sobrellevar el aislamiento y que dote de ingresos y recursos a una sociedad que verá interrumpido de golpe y en masa, la fuente de su sustento.
  6. Un plan serio y soberano para gestionar recursos en otras instancias: La recaudación caerá como lo ha hecho, a niveles históricos. El Estado mexicano no tendrá recursos en el momento que más lo necesita. Por eso tendremos que acudir a otras instancias, nacionales e internacionales, habiendo elaborado un plan serio, soberano y riguroso, para hacerse de los recursos que permitan enfrentar las necesidades de salud y el choque económico que pone en riesgo a millones de personas.
  7. Preservar los servicios estratégicos: Deben seguir funcionando, a toda costa, los servicios estratégicos: agua, higiene pública, protección civil y seguridad pública. Los bienes públicos son pilares indiscutibles que harán posible nuestra guerra contra la epidemia.
  8. Otorgar facilidades para el pago de impuestos: No solicitamos condonación ni suspensión de impuestos, sino su postergación en el tiempo: pagarlos en plazos razonables, luego de la crisis sanitaria, cuando la actividad económica se haya regularizado, misma que también deberá ser apoyada con créditos.

“Estamos ante la necesidad de implementar medidas que eviten una depresión. Nos estamos jugando el futuro de la siguiente generación, esa es la dimensión de la crisis”, finalizó Salomón Chertorivski.

“El instrumento para generar facilidades, incentivos o condonaciones en algunos casos que tiene el Gobierno, es un instrumento poderoso para poder sacar adelante y salvar la economía del país.  No se trata de tratos privilegiados o concesiones graciosas, se trata de entender que a partir de esas facilidades pueden sobrevivir millones de empresas”, expresó Castañeda.  Clemente Castañeda señaló que Movimiento Ciudadano y ‘Pensando en México’, junto con académicos y especialistas, presentarán su postura después de analizar el Plan de Emergencia Económica que presente el Presidente.

Senador Clemente Castañeda Hoeflich      Salomón Chertorivski Woldenberg

Coordinador Nacional de Movimiento       Presidente del Consejo Consultivo

Ciudadano                                                         Ciudadano Nacional Pensando en

México