Principal Política Minuta de AMLO contra la reforma educativa, golpea nuevamente, la certidumbre política...

Minuta de AMLO contra la reforma educativa, golpea nuevamente, la certidumbre política y económica del país ante el mundo: Antonio Ortega

167
Compartir

La minuta que Andrés Manuel López Obrador signó y envió a los titulares de Gobernación, Hacienda y Educación para desconocer la Reforma Educativa vigente, golpea y pone en riesgo -de nueva cuenta- la certidumbre jurídica de México ante el mundo para atraer inversiones, alertó el diputado federal Antonio Ortega Martínez, quien destacó que esta decisión del Presidente “es un momento muy oscuro que presagia que el país puede enfrentar serios riesgos” porque se está mostrando que “no tenemos piloto; ruta, metas ni objetivos”.

El legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) acusó que, con decisiones como la tomada esta semana por López Obrador de pasar sobre la Constitución solo por dar certeza a sus aliados de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, “confirma que no sabe qué hacer con la cantidad enorme de votos que se le depositaron en las urnas, en la pasada elección presidencial”.

Alertó que “el Presidente López Obrador está repitiendo una práctica política de la que abusó cuando fue Jefe de Gobierno en lo que antes era el Distrito Federal, hoy la Ciudad de México, (pues) hizo de los decretazos, de las ordenanzas y de los acuerdos administrativos, un estilo arrebatado, voluntarista de gobernar que puso en crisis a la administración, al grado tal que el actual Secretario de Hacienda (Carlos Urzúa) se vio obligado entre otras razones, a presentar su separación del cargo –en aquel tiempo como Secretario de Finanzas- por la presión que se ejercía para construir fondos y bolsas que pudieran sostener los programas clientelares del entonces Jefe de Gobierno”.

“Ahora –añadió Ortega Martínez- el decreto del Presidente en el sentido de suspender los efectos de la Ley de Educación, de las reformas últimas al Artículo 3º. Constitucional, desconcertaron al país y a todos quienes tienen interés en observar lo que pasa en la vida pública de México. Es preocupante que a estas alturas de su carrera política, el Presidente López Obrador no logre diferenciar la existencia del Estado con sus equilibrios de poder, y la distribución de facultades y del poder mismo, entre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial”, destacó.

Mientras, dijo, “el documento ya está circulando por todo el mundo, ha golpeado de nueva cuenta la certidumbre y la certeza política y económica del país porque ¿quién considera que sus inversiones tienen seguridad de retorno? ¿Quién cree en ganancias rentables? ¿Quién cree en el Estado de Derecho como garantía principal para la preservación del patrimonio de los inversores si el Presidente tiene una visión deformada de lo que es el poder, una incomprensión de lo que es el Estado de Derecho y una debilísima idea de lo que es el ejercicio político frente a las diferencias con un sector importante como es el de los maestros?”.

Ortega Martínez descartó en este sentido, que López Obrador haya recibido asesoría sobre la decisión tomada: “El Presidente escribió y redactó en la soledad de su oficina en Palacio Nacional… porque no creo que lo haya hecho en consulta con otros funcionarios. Ellos -por muy bajo perfil o el nivel que tengan- conocen los alcances básicos que tiene la distribución de poderes en México”.

Y fustigó que el Gabinete se comporte más como “ayudantía”, que como funcionarios que tienen responsabilidades jurídicas y políticas: “El comportamiento de ellos de atender órdenes, y comportarse como ayudantía, de poco le sirve al Presidente; pero mucho menos al país, censuró al tiempo de manifestar su extrañeza por la ausencia del Consejero Jurídico, Julio Scherer.

“Él tiene como obligación garantizar que todas las decisiones del Ejecutivo estén sujetas al mandato de la Constitución y al juramento que hizo ante al pueblo de México cuando tomó protesta que fue: ‘respetar y hacer respetar la Constitución’; así como la manera obligada que tiene frente a los otros poderes para garantizar el cumplimiento de la ley y exigir a todos los demás, la observancia de la misma”, subrayó.

“Creo que Julio Scherer se comporta más como ayudante y como un área que atiende instrucciones del Presidente, sin lograr entender que su responsabilidad está más allá de la confianza que López Obrador le otorga”, recalcó.

El diputado perredista concretó que “este es un capítulo negro en el arranque de la gestión del Presidente López Obrador. Es un momento muy oscuro que presagia que el país puede enfrentar serios riesgos ¡porque no tenemos piloto! ¡un mapa, una ruta! ¡No tenemos metas ni objetivos!”, remató.