La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada María Wendy Briceño Zuloaga (Morena), sostuvo que en esta Legislatura de la paridad se aspira y trabaja para que se comparta el poder, es decir, que nadie esté por encima de nadie y que las diferencias entre hombres y mujeres no se traduzcan en discriminaciones y desigualdades.
“Es momento de trabajar por sociedades más igualitarias, lo cual debe gestarse no sólo desde el Poder Legislativo, sino en coordinación con el Ejecutivo y el Judicial, de ahí la importancia que exista un programa de capacitación que contribuya a generar reformas con perspectiva de género”.
Al inaugurar el Programa de Capacitación y Especialización en materia de Igualdad de Género, Derechos Humanos de las Mujeres y no Discriminación en el ámbito Legislativo, Briceño Zuloaga precisó que la perspectiva de género, contribuye a cerrar las brechas de desigualdad entre hombres y mujeres y que se ejerza plenamente lo que estipula la Constitución.
Reconoció el trabajo de la Unidad de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados; “hemos encontrado receptividad en los temas de paridad, eso es bueno, pues ello logrará avanzar en una agenda que forme una sociedad más democrática.
La secretaria de la Comisión de Igualdad de Género, diputada Rocío del Pilar Villarauz Martínez (Morena), celebró estos encuentros que permiten “abrir los ojos en el tema de género y así conocer las grandes brechas que debemos ir cerrando para mejorar el marco Legislativo”.
Puntualizó que en el contexto del parlamento abierto “tenemos que trabajar con la sociedad e incidir en este marco jurídico para transversalizar la perspectiva de género con todos los reglamentos y las leyes”.
Esta comisión, dijo, está comprometida a revisar y trabajar siempre en avances que reduzcan las brechas de género y mejorar la igualdad entre hombres y mujeres en el país. “En esta Cámara, es la primera vez que se alcanza la paridad de género y queremos que así sea en todos los ámbitos de la sociedad”.
Su compañera de bancada, diputada Beatriz Rojas Martínez, secretaria de la Comisión de Igualdad de Género, destacó el compromiso de la Unidad con las mujeres, ya que es necesaria la transformación de conocimientos y herramientas para desarrollar habilidades y cambios de actitudes y, por ende, comportamientos, para crear sociedades incluyentes que promueven la igualdad.
En la actualidad, añadió, la participación de las mujeres de distintos órganos de representación popular y cargos en la administración pública de las entidades locales, federales y en las principales instancias de toma de decisiones, aún se encuentran limitados.
Llamó a legislar para hacer de este país, uno verdaderamente incluyente y a la vanguardia de los derechos humanos de las mujeres; pero sobre todo “es el momento de buscar los mecanismos para salvaguardar las garantías ya obtenidas; no podemos permitir retrocesos; se requiere mayor participación de las mujeres en la vida económica, política, social y cultural”.
La secretaria de la Comisión de Derechos Humanos, diputada Erika Vanessa Del Castillo Ibarra (Morena), se congratuló porque en la Cámara se promueva la capacitación en igualdad de género, pero todavía se debe llegar a esos rincones, donde las mujeres padecen marginación, pobreza y analfabetismo, por no conocer cuáles son sus derechos.
Expresó que estos foros servirán como herramientas para empoderar a las mujeres que son madres, a fin de que ejerzan su derecho a la libre maternidad y lactancia, así como a la de decidir sobre su cuerpo.
“Yo he decidido ser madre, pero también hay otras que han decidido no serlo y tenemos que luchar y avanzar por el derecho a la decisión”.
Beatriz Santamaría Monjaraz, titular de la Unidad para la Igualdad de Género, expresó que durante tres meses este curso permitirá una mayor especialización en materia de derechos humanos de las mujeres en el sistema parlamentario y, más en el marco de la Legislatura de la Paridad.
Indicó que la capacitación, es tarea central de cualquier parlamento abierto, en particular, para fortalecer los trabajos. “Estamos recogiendo herramientas que nos permitan acercarnos a ese sistema; la formación es vital ante el contexto de las grandes necesidades y emergencias por enfrentar, a nivel nacional”.
Se requiere, afirmó, de la profesionalización de los servidores públicos. “Las herramientas y el trabajo que abonen al proceso legislativo, sin duda, serán claves para alcanzar la meta de legislar con perspectiva de género y para la igualdad, y así trazar un rumbo distinto para el país”.
Durante la ponencia magistral: “Avances legislativos sobre los derechos humanos de las mujeres y políticas públicas con enfoque de género”, Ricardo Ruiz Carbonell, especialista en perspectiva de género, señaló que la tarea para el Poder Legislativo, es vigilar que los textos normativos en la materia se cumplan a cabalidad.
Añadió que si bien es cierto existen avances legislativos que son satisfactorios, ventajosos y positivos para el combate de la discriminación y violencia hacia las mujeres; aún falta acatar lo estipulado por los organismos internacionales.
Recomendó que todas las políticas públicas incluyan la perspectiva de género y derechos humanos, pues esto garantizará que las mujeres tengan un papel más activo en todos los ámbitos de la sociedad.
Reiteró que las leyes son fundamentales; sin embargo, para construir un verdadero cambio que garantice la igualdad de género, se debe transformar la forma de pensar de los hombres, lo cual sin duda es un camino arduo.
Apuntó que muchas veces se habla de igualdad, pero pocos entienden el concepto y sólo permanece como letra muerta, pues aún existen desigualdades; por lo tanto, es necesario corregir lo que ocurre con las leyes, las cuales históricamente estuvieron hechas por hombres.
Enfatizó que las diferencias biológicas no deben ser sinónimo de desigualdades; es una de las grandes tareas que existe en la humanidad, concluyó.