Diablito, Glifo maya, Tímido, El húngaro, Casimiro, Maromero (Machincuepa), son algunas de las piezas que conforman Mather Materia, exposición que recién abrió sus puertas en la Galería José María Velasco (GJMV) y que permanecerá en exhibición hasta el 10 de marzo.

Está conformada por 32 piezas de diversos materiales, tales como piedra, terracota y bronce, elaboradas por los artistas Abel Ramírez y Froylán Ruiz, quienes regresan al recinto del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) para presentar una revisión de su creación.

En el acto inaugural, Abel Ramírez comentó: “Esta galería ha sido  parte de mi historia, parte de mis inicios; desde la década de los setenta ha sido mi casa, aunque soy vecino de esta zona”.

El artista, discípulo de José Chávez Morado, reconoció el esfuerzo realizado en la museografía, la cual calificó de ad hoc, ya que desde su punto de vista, “con los años esta ha sido una galería más madura, tiene muchas dimensiones en su carácter cultural”.

En su oportunidad, Froylán Ruiz consideró satisfactoria la creación de las piezas exhibidas, debido a que, como apunta, “cuando hago la terracota Casimiro, o cualquier otra, es mi placer; pero cuando las termino, ya les pertenecen a ustedes”.

Asimismo, refirió que eligió trabajar terracotas y tallas en piedra. “Cada uno manifiesta su sentir en el trabajo que hace”, piezas que abordan temas de índole nacional o personales.

Al referirse a su escultura Maromero, compartió que el nombre original era Machincuepa, pero debido a que las personas no conocen el significado de la palabra, decidió cambiar el título. Recordó que cuando era niño acostumbraba dar volteretas en el piso, “eso es una machincuepa”.

Mather Materia, exhibición escultórica curada por Alfredo Matus, muestra el trabajo de estos reconocidos artistas integrantes del Salón de la Plástica Mexicana y del neofigurativismo.

La GJMV presenta además La pieza del mes y Gabinete, en las que se podrá disfrutar el trabajo de los artistas Pablo Herrera y Francesco Orazzini, respectivamente.

El espacio museístico del INBAL se ubica en Peralvillo 55, colonia Morelos, delegación Cuauhtémoc. Tiene como finalidad difundir en este núcleo de la población, que tenía poco o nulo acceso a los eventos culturales, el arte en general, pero de manera principal, las artes plásticas.