Más de 250 voces de niños resonaron en el Conservatorio Nacional de Música en el 4º Encuentro de Coros Infantiles

Grandes voces de jóvenes cantantes hicieron vibrar los muros del Auditorio Silvestre Revueltas durante el concierto inscrito en la cuarta edición del Encuentro de Coros Infantiles celebrado en el Conservatorio Nacional de Música (CNM), recinto educativo perteneciente al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), que en el marco del 2º Festival de Música del Sector Infantil del CNM invitó a seis escuelas.

El Coro Infantil que dirige el maestro Nahum Aquino y el Coro de Niñas, del Conservatorio Nacional de Música, a cargo del maestro Manuel Rosillo, fueron los anfitriones de esta actividad que reúne a niñas, niños, jóvenes, familiares y profesores en torno a una actividad artística que integra valores de cohesión social, comunicación y cooperación entre las personas, además de mejorar la concentración, la memoria, la armonía, el orden, la disciplina y la confianza tanto personal como colectiva.

La maestra Berenice Ruiz Calderón, coordinadora del Sector Infantil y subdirectora del CNM, destacó que este encuentro anima y fomenta el canto coral en las escuelas. “Para nuestros invitados es una gran oportunidad presentarse en el Auditorio Silvestre Revueltas, los niños se sorprenden al ver el Conservatorio y el espacio del auditorio”.

Comentó que cuando ella estudiaba en la primaria visitó el Conservatorio con el coro escolar y a partir de ese momento tuvo el deseo de estudiar música.

“Es importante tanto el Encuentro como el Festival de Música, tenemos diferentes actividades para los niños, se fomentan los vínculos entre escuelas, es algo muy bonito y enriquecedor para todos”, señaló.

Héctor Cuéllar Esparza, director del coro de la Secundaria No. 55, ubicada en la colonia Los Electricistas en Azcapotzalco, comentó que es la primera vez que fueron invitados, por lo que aprovechó la oportunidad para disfrutar ver y conocer, junto con sus 38 alumnos de 1º a 3er grado, este encuentro.

El maestro Manuel Rosillo, director del Coro de Niñas del Conservatorio Nacional de Música, con 20 años como docente en la institución, dijo que es emocionante que los niños en nuestro país canten.

Sara Vélez, pianista y maestra del Coro de Niños Cantores del Centro Histórico de la Ciudad de México, comentó que el Festival del Centro Histórico apoya el programa permanente del coro, integrado por 18 niños y la mayoría lleva ya 4 o 5 años participando en festivales.

“Les fascina cantar, me parece genial este encuentro, es una manera de que los niños vean que no están solos, comparten su vocación con otros compañeros y descubren material nuevo. Para los maestros también es fabuloso, siempre estamos en contacto, nos apoyamos e invitamos a festivales”.

Iritzi Menchaca, directora del Coro Infantil Mauistik, que integra 25 niños entre 5 y 12 años, después de participar por primera vez, dijo que el resultado del encuentro le pareció interesante.

Las voces de 250 niñas, niños y jóvenes, provenían de la Escuela Secundaria Diurna No. 259, de la Secundaria No. 37, la No. 55, de los Niños Cantores del Centro Histórico, del Coro Infantil Mauistik, del Coro Infantil de la Escuela de Iniciación a la Música y Danza Ollin Yoliztli, del Coro Infantil y del Coro de Niñas del Conservatorio Nacional de Música.

Temas como Primavera feliz, Canción mixteca, Oda a la alegría, Capitán, mi capitán; Brujas y Hadas, Escalón por escalón, Surianita, selecciones de la Misa Brevis de Haydn y Sí, soy como el viento y el río, fueron algunas de las piezas elegidas para esta destacada actividad, inscrita en la promoción a grupos artísticos y en los derechos culturales impulsados por el INBAL.

Los coros del Conservatorio Nacional de Música cerraron el programa cantando a capella Kumba Yah, canto africano y Alma llanera.

Decenas de familias disfrutaron del concierto, aplaudieron y no dejaron de grabar la participación de los infantes. La señora Lucero Hernández destacó la importancia de que se imparta la clase de música en las escuelas.

La música les ayuda en su desenvolvimiento y educación, aseveró María Hilda, madre de una niña del Coro de Niños Cantores del Centro Histórico.

La abuelita y tía de un pequeño del Coro Mauistik, viajaron desde Morelia, para ver y escuchar al chico. La señora Adriana, madre de un niño de 9 años del Coro Ollin Yoliztli, felicitó a los organizadores del encuentro.

A los directores de los coros se les otorgó un diploma por su participación, ante la algarabía de los alumnos que no cesaban de aplaudir y lanzar porras.