METEPEC, Edomex.- Para prevenir riesgos fitosanitarios del jitomate en el Estado de México, la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro), en coordinación con el Servicio Nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), impartió un curso-taller para productores mexiquenses de este vegetal.

Con la asistencia de 215 productores de jitomate de 64 municipios de la entidad, la Sedagro, a través de la Dirección de Sanidad, capacitó a los asistentes sobre la importancia de prevenir el Virus Rugoso Café del Tomate, y con ello prevenir también pérdidas en el cultivo y económicas para los productores.

Con la participación de las 11 delegaciones de Sedagro, se informó a productores y personal sobre la prevención y control del virus para mantener cultivos libres de la enfermedad.

Asimismo, para el tratamiento de los materiales de labores de cultivo como son la limpieza y desinfección a través de sustancias y el uso de agentes biocidas.

“El propósito de esta capacitación es informar a todos los productores de jitomate en la entidad sobre este virus antes de que se propague y con ello prevenir pérdidas de sus cultivos.

“Hemos convocado al personal de las 11 delegaciones regionales de la Sedagro para que ellos repliquen el mensaje a los productores de todo el territorio estatal”, explicó el titular de la Sedagro, Darío Zacarías Capuchino.

El personal del Senasica recomendó como primera medida de bioseguridad para productores, empacadores y exportadores de fruto y material propagativo de tomate, chile y berenjena, utilizar semillas certificadas libres del virus, así como la destrucción de las plantas que presenten cualquier signo o síntomas asociados con virosis.

Recomendaron también estricta limpieza dentro y fuera del invernadero, así como lavado y desinfectado de manos y equipo antes del contacto con la planta y al entrar y salir del invernadero; asimismo, las plántulas o plantas no deberán estar en contacto directo con el suelo.

También se pide la limpieza y desinfectado de ropa, maquinaria, herramientas de trabajo y cajas de cosecha utilizadas en campo e invernadero, y la restricción de acceso a todo personal ajeno a las actividades dentro de éste.