Margie Bermejo, una de las voces contemporáneas más versátiles, ofrecerá concierto de jazz

Considerada una de las cantantes más versátiles y sobresalientes de la música popular mexicana contemporánea, Margie Bermejo ofrecerá un concierto de jazz el próximo domingo 21 de abril a las 13:30 en el Museo José Luis Cuevas.

Acompañada del pianista Dmitri Dudin y del contrabajista Roberto Aymes, la también actriz, profesora de canto y directora de espectáculos interpretará obras de compositores como Henderson, Dennis, Lara, Fischer, Gross, Piazzolla y Carrillo, en el marco del ciclo Jazz y algo +, organizado por la Coordinación Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

Como actriz desarrolló una sólida carrera, luego que, en 1967, estudiara en el Centro de Teatro Clásico de los Siglos de Oro, al lado de José Luis Ibáñez. Trabajó en las primeras puestas de las obras teatrales Violinista en el tejado, bajo la dirección de Manolo Fábregas, y Vaselina, comandada por la cantante y actriz Julissa.

La cantante se ha presentado en las salas más importantes de México y el extranjero, así como en festivales internacionales; cada año realiza una gira por Francia, Rusia, Alemania, Italia, Holanda y España, principalmente.

Margie Bermejo procede de una familia musical: su madre, Luz Bermejo, fue una famosa intérprete sudamericana; su tío, Alberto Suárez Villanueva, es el autor de los tangos La luz de un fósforo, Lejos de Buenos Aires y Al compás de un tango, entre otros; y su padre, Guillermo Bermejo, compositor, fundó en México el Trío Calaveras.

Inició su carrera profesional a los 13 años, pero en la década de los setenta se alejó del ámbito para incursionar en el canto popular contestatario, el soul y el jazz. Su primer acetato, Las cosas sencillas, contiene temas de diversos compositores de estas corrientes.

A partir de la década de los ochenta, Bermejo se ha dedicado a cantar jazz y música brasileña, al fusionar ambos géneros con el pianista y director musical Joao Henrique de Almeida; de ahí salieron los discos Sabor a jazz, La eterna desventura de vivir, Agua en la boca y Sobrevivir.

A lo largo de su trayectoria, la cantante ha trabajado con directores como Luis de Tavira y Alejandro Aura, con actores como Tito Vasconcelos, cantantes y músicos como Betsy Pecanins, Guillermo Briseño y Arturo Márquez, con quien creó el espectáculo multidisciplinario Vox Urbis y grabó el disco Mamacita del Mayab.

Su nueva etapa musical dio inicio en 1997 con el compositor y pianista Dmitri Dudin, al mezclar lo clásico con lo popular y grabar los discos El canto extravagante, Clásicas extravagancias, El veneno que fascina, Ofrenda del tiempo para quinteto de cuerdas, voz y piano, Al compás de un tango y ¡Aquí estoy!, homenaje a Marcial Alejandro.

De acuerdo con los críticos, la cantante se encuentra en un riesgo musical continuo, ya que no entra en los cánones comerciales ni en los de la cultura musical habitual, por ello Margie Bermejo es sinónimo de anticonvencionalismo y ofrece propuestas cada vez que pisa un escenario.