Además de conseguir un buen resultado en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, el entrenador mexicano Enrique Hernández sueña con que sus pupilos puedan, a mediano plazo, romper el récord mexicano de maratón impuesto por Dionicio Cerón (2:08.30 horas) el 2 de abril de 1995, en Londres.

“Creo que es una meta que podemos conseguir después de los Juegos, mis corredores están buscando una marca de menos de 2 horas y 10 minutos en Tokio y posteriormente pretendemos bajar más los tiempos.

Es un objetivo que se puede cumplir porque ahora ya contamos con todo un equipo multidisciplinario que nos respalda. Antes, los atletas no tenían eso pero actualmente tenemos doctor, dentista, ortopedista y equipo administrativo”, compartió Hernández.

El instructor dirige un ambicioso proyecto encaminado a revivir el prestigio del maratón en nuestro país. Sus alumnos más avanzados son José Luis Santana, Joel Pacheco y Jesús Esparza, los tres con marca para Tokio. Además, también guía la participación de decenas de adolescentes y niños.

“Creo que el error fue no continuar con la tradición ganadora que hubo en la década de oro del maratón; cuando todas las figuras se retiraron no había nadie que siguiera sus huellas. Lo que yo pretendo es tener a muchos corredores con nivel para que haya más posibilidades de brillar a nivel internacional”.

Enrique aprendió de Rodolfo Gómez, quien actualmente es considerado uno de los mejores entrenadores mexicanos en

“Fui corredor y después su auxiliar, aprendí mucho sobre la técnica y cinco años después decidí emprender mi propio camino. Quiero formar a los nuevos medallistas mundiales y olímpicos”, concluyó.