Principal Cultura Maestría en Dirección Escénica dedica puestas en escena al teatro isabelino

Maestría en Dirección Escénica dedica puestas en escena al teatro isabelino

477
Compartir

La más violenta de las obras de Shakespeare, Tito Andrónico, llegó al Teatro El Milagro bajo la dirección de Óscar Flores Acevedo, como parte del Ciclo de Teatro Isabelino en El Milagro, que se realiza dentro de las actividades académicas de la Maestría en Dirección Escénica de la Escuela Nacional de Arte Teatral.
Por primera vez a la mitad de esta maestría, los alumnos de la tercera generación hicieron una muestra de puestas en escena que estuvo dedicada al teatro isabelino y en la que la mayoría de sus participantes, eligió piezas de Shakespeare.
La Temporada Académica 2018 arrancó el pasado 17 de enero con el montaje de Antonio y Cleopatra, con la adaptación y dirección de Gutemberg Brito y continuó con Epicena o la mujer silenciosa de Ben Jonson, bajo la dirección de Fabiola Huízar.
Después se presentaron La fierecilla de Padua dirigida por Adrián Asdrúbal Galindo, ¡Ricardo Ricardo rra rra rra! de Berta Soní, con la dirección de Adbeel Benhumea y King, adaptación sobre El Rey Lear de Daniel de La O.
Del 4 al 7 de febrero se presentó Titus, versión de Óscar Flores sobre Tito Andrónico. El Ciclo de Teatro Isabelino concluirá con El sueño de…de Édgar M. Vega a partir de Sueño de una noche de verano, a presentarse del 9 al 11 de febrero.
Óscar Flores aseguró que ha sido todo un reto dirigir teatro de corte isabelino en este ciclo intermedio que por primera vez se hace en esta generación de la maestría, que ha contado con una planta docente encabezada por David Olguín y Martín Acosta.
Destacó que para la realización de esta temporada la Escuela Nacional de Arte Teatral ha hecho mancuerna con la Compañía Nacional de Teatro, a fin de estar en condiciones de poder presentar los montajes.
En su caso, dijo, eligió montar una versión de Tito Andrónico, la obra más violenta de Shakespeare, que tenía en el tintero, ya que en los últimos años se había dedicado a dirigir comedia y sentía que ya era momento de hacer una tragedia.
En esta adaptación, Óscar Flores decidió hacer una obra totalmente estética y presentar, como lo hacía Shakespeare, todo un espectáculo de la violencia.
En Titus, apuntó el director, “hay una contraposición entre toda la violencia que propone Shakespeare, con estos personajes tan animalescos y llenos de venganza, con esta poesía del texto, todas estas metáforas bellísimas. Entonces estás viendo una tragedia, una muerte, pero con una belleza en el lenguaje”.
La serie de intrigas, venganzas, asesinatos y muertes que narra la obra, se presentan con una parte visual y plástica muy cuidada, en un espacio vacío, donde la expresión corporal y la interpretación de los actores es lo más importante.
La puesta en escena cuenta con un único elemento: una enorme tela roja que simboliza la sangre y toda la violencia y que al final se despliega con una significación metafórica y bella a la vez.
Esta versión de Óscar Flores Acevedo resulta totalmente atemporal, pues la historia podría ocurrir en cualquier época y lugar y cuenta con una propuesta de vestuario contemporánea, pues si bien hay corazas, también sacos, abrigos y botas.
Además de ser visualmente atractivo, Titus cuenta con música en vivo, donde batería y bajo, destacó el director del montaje, “le da punch a la obra, le mete energía al espectáculo”, el cual cuenta con la actuación de Néstor Galván, integrante de la Compañía Nacional de Teatro, en el papel de Tito Andrónico.
Finalmente, Flores Acevedo destacó que este Ciclo de Teatro Isabelino ha tenido muy buena respuesta del público y de la crítica, ya que los montajes se han hecho desde diferentes propuestas: teatro posdramático, de tipo performancero, teatro de comedia y de corte político.
Como parte de este ciclo todavía se presentará El sueño de… de Édgar M. Vega a partir de Sueño de una noche de verano, que ofrecerá funciones del 9 al 11 de febrero: viernes a las 20:30 horas, sábado 13:00 y 19:00 y domingo 13:00 y 18:00 horas. La cita es en el Teatro El Milagro, ubicado en Milán 24, colonia Juárez.