Los medios públicos son parte de la cuarta transformación y del cambio estructural que requiere México, por lo que “deberíamos formar parte de un proyecto integral fundamental que los conciba como una necesidad social, cultural, democrática y de derechos ciudadanos y de las audiencias”, declaró el maestro Gabriel Sosa Plata, profesor-investigador de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Radio Educación, que el académico dirige, no modificará sus estatutos para permitir a cada producción mantener su independencia editorial ni tampoco existe “tipo alguno de censura, ya que cada uno maneja su propia línea y la intención es preservar este modelo de comunicación, replicado en muchas otras radios”.

Al asistir al 30 Encuentro Nacional de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC). Hacia una prospectiva del campo de la investigación de la comunicación en México enfatizó que dicha radiodifusora –con 95 años de existencia– es valiosa por poseer en sus archivos parte de la historia sonoro-musical nacional y “debería ser una institución a proteger, como la Catedral o el Palacio Nacional; sin embargo no tenemos un peso para su preservación ni para su actualización tecnológica”.

Durante el Panel Los medios públicos en el contexto de la 4T, moderado por la doctora Patricia Ortega Ramírez, profesora-investigadora de la Unidad Xochimilco, Sosa Plata –junto con los principales directivos de medios públicos en México– dio a conocer las dificultades de gestión que enfrentan éstos, así como las estrategias para fortalecerlos y los planes de futuro para cumplir verdaderamente con el derecho a la información.

El periodista Jenaro Villamil, presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, refirió que una de las principales líneas de trabajo que seguirá es coordinar y dirigir las radios y televisoras públicas, con el fin de mantener una unión que permita afrontar las graves carencias económicas a las que han sido sometidas en los últimos años.

Desde el Congreso y con cada uno de los partidos se está buscando la aprobación por consenso de una ley para medios públicos que otorgue un respaldo legal para funcionar, al menos con los requerimientos básicos, al tiempo que reafirme su naturaleza de servicio a la sociedad, ya que “difícilmente se volverá a repetir esta coyuntura de directivos de los medios públicos federales a cargo de colegas y compañeros que venimos de muchas batallas en favor del derecho a la información, las audiencias y la libertad de expresión”, manifestó Villamil.

“No habíamos formado parte de estos viejos circuitos que se reciclaban, por lo que si algo podemos dejar de legado este grupo de trabajo es un ordenamiento jurídico, más allá de la coyuntura sexenal para otorgar una definición legal clara, con reglas del juego bien establecida e incluso con un mínimo del porcentaje del presupuesto federal anual”.

La maestra Aleida Calleja Gutiérrez, directora general del Instituto Mexicano de la Radio, refirió que el panorama ha sido completamente desolador al hacer una revisión general de las instalaciones del organismos a su cargo, debido a la obsolescencia de gran parte del equipo, pues incluso “me encontré con que había recortes de 10 por ciento a la energía eléctrica y la infraestructura destrozada”.

Ante tales circunstancias propuso “generar una coordinación de medios públicos para diseñar un proyecto de Estado con líneas de trabajo y políticas sobre el deber ser del sector”, en tanto que las principales tareas del instituto que encabeza serán impulsar el pluralismo en sus contenidos –con un consejo ciudadano para la programación– y recuperar la autonomía financiera.

El cineasta Armando Casas, director de Canal 22, resaltó que una de las principales características de este medio desde su apertura ha sido la difusión de contenidos de calidad, tanto nacionales como de Europa y Estados Unidos y, en concordancia, “nos interesa en principio aumentar la calidad del debate cultural”.

La televisión pública debe apostar al humor inteligente, a generar empatía con su audiencia y no buscar solamente el rating artificial con productos o anuncios, ya que los jóvenes son cada vez más exigentes”, indicó al público reunido en el Auditorio Vicente Guerrero de la Unidad Xochimilco de la UAM.

Luis Eduardo Garzón Lozano, coordinador de Canal 11 y quien acudió en representación del licenciado José Antonio Álvarez Lima, director de la televisora, recordó que ésta nació en un cuarto hace 60 años y “ahora es una de las principales opciones de entretenimiento cultural, con un canal exclusivo para niños gracias a la visión que tuvieron varios de sus productores”.

No obstante, también coincidió en que hacen falta mayores inversiones con la finalidad de incrementar las producciones internas, las cuales ocupan cerca de 60 por ciento; “la meta es llegar a 80 por ciento de material propio y generar un plan específico para nuestra audiencia en Estados Unidos que asciende a cerca de tres millones de personas”.