Close
Una manera distinta de leer...

«Los líderes políticos y personas que ejercen la función pública deben crear un entorno propicio para la libertad de expresión, no disminuirla» – Declaración Conjunta de 2021 de los relatores internacionales

Washington DC/Ginebra/Viena/Banjul (20 de octubre de 2021)

La Relatora Especial de las Naciones Unidas (ONU) para la Protección y Promoción de la Libertad de Opinión y Expresión, la Representante de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) para la Libertad de los Medios de Comunicación, el Relator Especial de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la Libertad de Expresión y la Relatora Especial de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP) para la Libertad de Expresión y el Acceso a la Información emitieron hoy su 2021 Declaración Conjunta.

Expertos internacionales de derechos humanos de las Naciones Unidas y de organismos regionales han denunciado hoy una creciente ola de peligrosos discursos de odio procedentes de algunos líderes políticos y personas que ejercen la función pública.

«Esta retórica es peligrosa porque difunde la intolerancia y la división, niega los hechos establecidos, erosiona la confianza en las instituciones democráticas, socava los derechos humanos y amenaza o alienta los ataques contra periodistas y defensores de derechos humanos, y pone en peligro a las minorías», señalaron.

«Las declaraciones políticas gozan de un alto nivel de protección en virtud del derecho internacional, y eso hace que los líderes políticos y las personas que ejercen funciones públicas tengan la responsabilidad de defender el Estado de derecho, los derechos humanos, la libertad de los medios de comunicación, el entendimiento intercultural y la confianza pública en los sistemas democráticos de gobierno», observaron las y los expertos independientes.

«La libertad de expresión y el derecho a la información requieren, por un lado, de una fuerte protección del debate abierto e inclusivo sobre asuntos de interés público y, por otro, la aceptación por parte de las personas que ejercen funciones públicas y de líderes políticos de que, en virtud de sus cargos, su conducta oficial y algunos aspectos de su vida privada son objetos legítimos de un estricto escrutinio público».

La Declaración Conjunta de 2021 sobre líderes políticos y personas que ejercen la función pública y libertad de expresión adoptada hoy por las y los expertos llama a los Estados a fomentar la independencia, la diversidad y el pluralismo en los medios de comunicación, y a las empresas de medios sociales a garantizar que sus normas, sistemas y prácticas de moderación de contenidos cumplan las normas internacionales de derechos humanos. Observando que los líderes políticos y las personas que ejercen funciones públicas desempeñan un importante rol en la formación del debate y la opinión pública, la Declaración pide que se abstengan de hacer declaraciones públicas peligrosas y que inciten al odio.

Lea la Declaración Conjunta de 2021 aquí.

Las declaraciones conjuntas de los relatores para la libertad de expresión se han adoptado anualmente desde 1999, abordando los desafíos universales actuales para la libertad de expresión.

Irene Khan, Relatora Especial de la ONU para la Protección y Promoción de la Libertad de Opinión y Expresión,

Teresa Ribeiro, Representante de la OSCE para la Libertad de los Medios de Comunicación,

Pedro Vaca Villarreal, Relator Especial para la Libertad de Expresión de la OEA,

Jamesina King, Relatora Especial para la Libertad de Expresión y el Acceso a la Información de la CADHP.

scroll to top