Principal Cultura Long day’s journey into night, la mirada de Bi Gan

Long day’s journey into night, la mirada de Bi Gan

41
Compartir

En Long day’s journey into night, su segundo largometraje tras Kali Blues, galardonado en 2015 en Locarno, el cineasta chino Bi Gan narra el regreso de un hombre a su ciudad natal para reencontrarse con la mujer a la que amó. La película se proyectará en la sección Un Certain Regard.
¿Qué le inspiró la idea de esta película?
El título de la colección de poemas de Paul Celan, «Amapola y memoria» (1952). Mi película está dividida en dos partes: la primera se titula «amapola» y la segunda «memoria». Trabajé en el guion con el novelista Chang Ta-Chun, que actuó como consultor. Discutimos mucho sobre la estructura de la película juntos y fue durante estas conversaciones cuando nació la idea de dividir la narración en dos partes. Di qiu zui hou de ye wan (Long day’s journey into night) era al comienzo una película de intriga, en el estilo de Perdición (Double Indemnity), de Billy Wilder. Pero luego deconstruí el guion intercambiando los elementos, desplazándolos de una escena a otra. Es así como construyo mis películas.
¿Qué tal fue el rodaje?
Interrumpí el rodaje el primer día. No estaba contento con los decorados. La situación se alargó un poco y fue un momento muy tenso donde había mucha presión. Luego llegó Liu Qiang, nuestro director artístico, que tiene un sentido plástico muy acusado. Con él, comenzamos a resolver estos problemas. El rodaje se volvió a interrumpir luego dos o tres veces, se retrasó y todo acabó a mediados de febrero de 2018, apenas unos días antes del nuevo año chino.
¿Cómo ha confeccionado su reparto?
El rostro del actor o de la actriz es muy importante para mí. “El paseo” de Chagall me inspiró mucho para esta película, ¿pero quién podía interpretar a la mujer que vuela en este cuadro? No se me ocurría nadie al principio. Luego, de repente, se me apareció el rostro de Tang Wei. Me di cuenta de que podría ser fascinante y la contacté inmediatamente. Respecto a la madre de Luo Hongwu cuando es el Gato Joven (Wild Cat), quería una actriz capaz de enfundarse en diferentes papeles pero conservando el mismo esplendor: fue así como Sylvia Chang se impuso como la mejor elección para mí. En cuanto al resto del reparto, lo confeccioné bastante rápido. En general, está formado por actores profesionales y actores aficionados. ¡Algunos parecen animales y otros plantas!
¿Qué aprendió durante la concepción de la película?
Que tengo que sentirme en peligro, casi como si tuviera que escapar de la muerte, para seguir creando. Es algo que ya experimenté con Kali Blues, mi primera película. A menudo me digo que la película está condenada al fracaso y, sin embargo, al día siguiente, me viene una nueva idea a la mente. Y esa idea me hace renacer. Creo que cuestionarse a uno mismo para salir de la zona de confort, en ocasiones con el riesgo de «destruirse», es necesario para los creadores. Sea con un presupuesto grande o pequeño, no puedo contentarme con hacer una película únicamente porque hay un guion escrito. Eso no me basta y no me motiva lo suficiente.