​​El reporte de la Conapesca, organismo adscrito a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, destaca que los oficiales federales de pesca lograron también la inmovilización de 30 vehículos, 494 artes de pesca, 15 embarcaciones menores y nueve motores fuera de borda.Como parte de los operativos de inspección para proteger los recursos naturales pesqueros en el país, la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), en coordinación con la Secretaría de Marina Armada de México, durante mayo logró la retención precautoria de 11.3 toneladas de producto pesquero, cuya procedencia legal no pudieron comprobar los propietarios.

De acuerdo con el reporte de la Dirección de Inspección y Vigilancia de la Conapesca, los oficiales federales de pesca lograron también la inmovilización de 30 vehículos, 494 artes de pesca, 15 embarcaciones menores y nueve motores fuera de borda.

Mediante mil 901 acciones –como recorridos acuáticos y terrestres y al mercado de La Nueva Viga en Ciudad de México— y la puesta en marcha de 269 puntos de revisión se efectuaron 956 inspecciones a vehículos y embarcaciones, de las que se formularon 151 actas de inspección, destacó el organismo adscrito a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Como resultado de estos operativos, en las entidades que se retuvo la mayor cantidad de producto fueron Sinaloa, con dos mil 256 kilogramos, principalmente de barrilete y lisa; Michoacán, con dos mil 090 kilogramos, en su mayoría de mojarra; Baja California Sur, con mil 204 kilogramos de diversas especies, y en la Ciudad de México, con mil 200 kilogramos de carpa plateada.

La Conapesca también reportó que en Guanajuato se retuvo un vehículo y 200 kilogramos de producto, mientras que en un recorrido terrestre por San Luis Potosí se aseguraron 20 kilogramos de productos. En ambos casos se llevaron a cabo actas de inspección.

El producto retenido de manera precautoria temporal transitoria queda bajo resguardo de un depositario, que no dispone ni determina el destino de los mismos, siempre y cuando los afectados soliciten una revisión y no se dé una resolución jurídica administrativa.

La Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca continúa vigilante con la finalidad de que se cumplan los requerimientos de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables y que los consumidores de estos productos tengan la certeza de que sean legales.