Lluvias recientes incrementan almacenamientos de algunas presas de Chihuahua, Nuevo León, Sinaloa y Sonora

Nacional
  • Las presas La Boca y El Cuchillo, ubicadas en Nuevo León, están en 42% y 41% de su llenado máximo ordinario.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) refuerza el monitoreo de las presas, con el fin de llevar a cabo las extracciones necesarias y, con ello, reducir los riesgos para la población.

Asimismo, se estrecha la coordinación con las autoridades de Protección Civil de los tres órdenes de gobierno, lo cual permite establecer las estrategias necesarias para proteger a los habitantes de las entidades de lluvias abundantes.

Las lluvias registradas en Chihuahua en días recientes generaron que la presa Luis L. León, conocida comúnmente como El Granero, alcanzara el 116.3% de llenado, gracias a que tuvo ingresos de 900 metros cúbicos por segundo (m³/s). A partir de ello, como medida de seguridad, se realizan extracciones controladas de 205 m³/s.

En Cadereyta, Jiménez y Monterrey, Nuevo León, luego de que se registraran lluvias con acumulados mayores a 200 milímetros (mm) se generaron escurrimientos favorables para las presas La Boca y El Cuchillo, las cuales están en 42% y 41% de su llenado máximo ordinario respectivamente.

Luego de los escurrimientos registrados en la cuenca del río Fuerte, en Sinaloa, a partir de las 11:00 horas de hoy, en coordinación con la Comisión Federal de Electricidad, se abrieron las compuertas de la presa Luis Donaldo Colosio, conocida comúnmente como Huites.

Ello, con el fin de desalojar 800 m³/s por vertedor, así como mantener la extracción de 400 m³/s por turbinas, para descargar un total de mil 200 m³/s.

En Sonora, la presa Plutarco Elías Calles, conocida como El Novillo, llegó a 99.5 % de su llenado, por lo que a las 16:00 horas se abrirán las compuertas de su vertedor para descargar 380 m³/s, sumados a una extracción de 170 m³/s por turbinas. Con ello, se desalojarán en total 550 m³/s.

Aunque en ninguno de los casos se prevén afectaciones, se ha reforzado la coordinación con las autoridades de los tres órdenes de Gobierno, así como con Protección Civil, con el fin de que se tomen las medidas necesarias para proteger a la población ante la creciente de ríos y arroyos.

Asimismo, se reitera el llamado a la población para que se mantenga atenta a los comunicados de Conagua y Protección Civil, extreme precauciones y, sobre todo, no trate de cruzar cuerpos de agua con algún tipo de corriente de agua, ya que representan un riesgo para la vida.