Llaman COPRED y SEPI a garantizar el derecho a la salud de las personas trabajadoras del hogar

Metrópoli

En el marco del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, que se conmemora cada 30 de marzo, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) y la Secretaría de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes (SEPI) hacen un llamado a personas empleadoras y población en general, para promover y asegurar el pleno acceso y ejercicio de todos los derechos humanos de las personas trabajadoras del hogar, en igualdad de condiciones y con especial atención al derecho a la seguridad social.

De acuerdo con cifras recientes del INEGI, en México 2.5 millones de personas realizan trabajo doméstico remunerado; sin embargo, solo el 2.3 por ciento se encuentran afiliadas a la seguridad social, con base en datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Lo anterior, en el contexto de la reforma de noviembre de 2022 a la Ley del Seguro Social para incluir un capítulo específico sobre personas trabajadoras del hogar, así como el establecimiento de obligaciones para las personas empleadoras.

Cabe señalar que la responsabilidad tanto de las instituciones como de las personas empleadoras para garantizar los derechos de las personas trabajadoras del hogar, también está establecida en el Convenio sobre el Trabajo Decente para las Trabajadoras y los Trabajadores Domésticos (Convenio 189) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que el Estado mexicano ratificó en 2020.

El Informe sobre la situación de los derechos de las personas trabajadoras del hogar en la Ciudad de México, realizado por el COPRED junto con la SEPI, la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE), la Organización Internacional del Trabajo, y las organizaciones Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) y Hogar Justo Hogar, registra que solo el 6.5 por ciento tiene un contrato con su empleador/a, el 52 por ciento respondió no tener ninguna prestación laboral y mencionaron que la condición económica, la apariencia física y la condición social son las formas más comunes de discriminación que viven en sus empleos.

Además, el 29 por ciento se consideran integrantes de algún pueblo o barrio originario de la Ciudad de México, y el 18.2 por ciento dijo pertenecer o identificarse con algún pueblo o comunidad indígena; las lenguas más habladas son el mazateco (22.2 por ciento), náhuatl (22.2 por ciento) y el mixteco (19.4 por ciento).

En razón de lo anterior, el Consejo reconoce que los retos que enfrentan nuestras sociedades en materia laboral, de derechos y libertades fundamentales siguen presentes, si bien se realizan esfuerzos de carácter legislativo, judicial e institucional que se han emprendido en la República y en la Ciudad de México, por lo que deben ser erradicadas todas aquellas prácticas discriminatorias, excluyentes y desiguales contra  el trabajo del hogar remunerado, de conformidad con los compromisos internacionales adquiridos por el Estado mexicano en materia de igualdad y no discriminación.

Desde el COPRED y la SEPI urgimos a garantizar el acceso de todas las personas a todos los derechos, especialmente a la salud, por lo que es necesario emprender medidas que nivelen las condiciones de desventaja y den prioridad a grupos en situación de vulnerabilidad, desigualdad y discriminación.

El Informe sobre la situación de los derechos de las personas trabajadoras del hogar en la Ciudad de México puede consultarse aquí: https://bit.ly/3G2Vxaz