Principal Electoral Llama Ricardo Anaya al PRI y a Meade a hacerse exámenes de...

Llama Ricardo Anaya al PRI y a Meade a hacerse exámenes de conciencia por su corrupción e ineficiencia

151
Compartir

“Con gusto me hago los exámenes que quieran, pero que él (Meade) empiece por hacer un examen de conciencia por este gobierno que ha sido profundamente corrupto e ineficaz”, sostuvo el precandidato del PAN y de la Coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, ante el llamado del precandidato del PRI para que los aspirantes a la Presidencia de la República se practiquen exámenes físicos y toxicológicos.
“Sobre esto que han propuesto que nos hagamos exámenes, yo con muchísimo gusto me hago todos los exámenes que quieran, pero yo sí quisiera invitar al candidato del PRI a que él haga un examen, pero un examen de conciencia, por el gravísimo daño que le han hecho a México, por ineficaces, por corruptos y, particularmente, por este escándalo de presuntos desvíos”, insistió.
Durante un encuentro con medios de comunicación, en el marco del convivo de fin de año organizado por el Comité Ejecutivo Nacional del PAN y su presidente, Damián Zepeda Vidales, el también ex dirigente nacional destacó que el PRI ha sido profundamente ineficaz y corrupto, lo que explica que su propio candidato, José Antonio Meade, intente desligarse de él.
Ricardo Anaya explicó que las opciones de cambio para México son la que representa Andrés Manuel López Obrador, quien suele plantear ideas muy antiguas y que han fracasado en el pasado, y el Frente, que es el cambio inteligente, con visión de futuro para lograr las profundas transformaciones que el país necesita.
Por otra parte, enfatizó que el Frente está más fuerte que nunca y que el sistema, el PRI, le tiene mucho miedo, “porque juntos gobernamos 16 estados del país, 16 capitales, más de 800 municipios que concentran prácticamente al 50 por ciento de la población”.
Finalmente, se refirió al reciente nombramiento del nuevo titular de fiscalización del Instituto Nacional Electoral, al que calificó de “un error garrafal”, pues “el conflicto de interés es evidente: El señor era empleado, subordinado de quien hoy es el candidato del PRI y, justamente, lo que históricamente se le ha venido señalando al PRI es que rebasan los topes de campaña. Hoy, el responsable de revisar los gastos de campaña será quien era el subordinado de quien hoy es el candidato del PRI. Me parece que es una decisión absolutamente equivocada y estamos en franco desacuerdo”, concluyó.