El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) en la Cámara de Diputados, recomendó “no hacer fiestas ni una celebración nacional” por la reciente aprobación del Senado estadounidense al Tratado comercial México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pues indicó que, si bien es positivo; son todavía muchas las tareas que debemos que realizar como país.En términos generales, este Tratado es bueno, ayuda, genera confianza, estimula; pero el gobierno federal, los estatales, organismos empresariales y todas las partes nacionales tenemos que hacer lo que nos corresponde, particularmente el trabajo legislativo para que México pueda ser mucho más competitivo, afirmó el diputado Antonio Ortega Martínez, integrante de las comisiones de Hacienda y Presupuesto, quien subrayó que “habría que tomar medidas porque estamos en una época diferente al anterior TLC, ya que en esta oportunidad “vamos a competir en condiciones de desventaja”.
“Estamos en una época de automatización, de mejora tecnológica. México cree que el Tratado seguirá siendo la panacea y no es cierto. El Gobierno Federal tiene que hacer cosas para mejorar nuestra capacidad productiva, avanzar en el mejoramiento y capacitación del capital humano y, por lo tanto, tecnología, ciencia, educación”, aclaró.
“En el anterior Tratado, recordó, nuestra ventaja era la mano de obra barata; composición de partes con acero y aluminio que se importaban de otros países -particularmente China- y que ahora ya tiene cerrada la puerta”.
“Tenemos que garantizar energía barata para mejorar nuestros costos, y esto tiene que ver con hacer a un lado conceptos ideológicos en materia energética, con que el Estado monopolice el petróleo y la electricidad (energía) que limitan enormemente la capacidad productiva del país, para abrir la posibilidad de inversión privada nacional y extranjera a fin de mejorar”, expuso.
De manera, que –subrayó- el gobierno de la República está exagerando el impacto positivo de la firma por los norteamericanos.
Primero, enfatizó el legislador perredista, habría que pedir cuentas a los funcionarios que aceptaron las adendas del último período de negociación. Al Subsecretario Jesús Seade; al Secretario Marcelo Ebrard, y al mismo Presidente de la República que, con los senadores, aprobaron adendas que debilitaron aún más nuestra soberanía.
De hecho, precisó Ortega, en el Grupo Parlamentario del PRD insistiremos en la necesidad de que se presenten a comparecer Seade y Ebrard para que informen sobre estos temas.
“Cada vez que llega un funcionario norteamericano de alto nivel a México, habría que pedir a la Virgen de Guadalupe, protección porque llegan con exigencias, reclamos, condiciones y chantajes. Hoy llegó el Procurador de Justicia de los Estados Unidos William Barr y, francamente, la soberanía del país se debe poner a temblar porque no sabemos qué nuevas exigencias nos hacen”, aseveró.
“El Presidente de la República –en redes- acaba de convocar prácticamente a una fiesta nacional y a declarar como “el día de la felicidad” porque los norteamericanos avalaron el T-MEC; sin embargo, yo recomendaría: No exageremos, hay que actuar con prudencia porque, en automático, el T-MEC no va a resolver los problemas económicos del país”, concretó.