El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) en la Cámara de Diputados instó a las autoridades del Banco de México a actuar con responsabilidad y rigor técnico sobre las proyecciones que este órgano autónomo tiene de la economía nacional, y dejó en claro que -por el futuro del país- no descarte escenarios por presión, reclamo o chantaje; ni por miedo a herir juicios del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Antonio Ortega Martínez, Secretario de la Comisión de Hacienda y miembro del GPPRD explicó que este llamado responde a que, recientemente, el Banco de México (Banxico) ha pronosticado una caída del crecimiento de la economía y el PIB que, invariablemente, el Presidente de la República y algunos funcionarios cercanos a él, han pretendido desmentir, cuestionar y dar argumentos que rayan en el ridículo y la desfachatez.

En consecuencia, se ha notado que el Banxico de manera extraña, ha hecho estimaciones que contrastan con las que normalmente hace en sus informes trimestrales, pues ha llegado a  establecer rangos de  -4.4 y -7.6 por ciento; por lo que es de extrañar el mecanismo tan holgado, con un diferencial de, prácticamente, cien por ciento que no ayuda a identificar qué escenario económico se está materializando en nuestro país y, por lo tanto, qué debemos hacer para responder.

Luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijera en su conferencia matutina del jueves pasado “no coincidir” con las proyecciones de crecimiento publicadas el día previo por el Banxico -en las que estima para este año una caída de hasta 8.8 por ciento en la economía, con una pérdida de 1.4 millones de empleos- el diputado perredista precisó que es importante que la institución hable con verdad, rigor técnico y responsabilidad, porque de ello depende un cúmulo de decisiones políticas.

Creo –dijo- que en el debate económico hay dos posiciones y no importa quién las encabeza: Los que creen que minimizando las consecuencias se ayuda al ánimo y a la recuperación; y los que pensamos que la situación se tiene que decir con claridad para enfrentarla.

Y hasta ahora –remarcó- No hay ninguna evaluación seria, nacional e internacional, que juzgue un decrecimiento por debajo del siete por ciento para México: “El mercado lo tiene ya descontado. El daño hecho es brutal. El informe de los últimos tres trimestres económicos lo confirma y, entonces ¿por qué razón la embestida contra el Banco de México y por qué éste no fija con rigor y franqueza la estimación, dejando márgenes tan amplios que no nos ayudan a ver con claridad el futuro de este país? Cuestionó Ortega.

El Banco de México, enfatizó, es una institución con autonomía técnica y ha ganado reconocimiento y prestigio.

“Las estimaciones y juicios económicos que hace, no son carácter político, sino que están basados en un instrumental técnico que proviene tanto del INEGI como de encuestas, análisis de expertos, estados financieros e instituciones especializadas a nivel nacional que los hacen dignos de reconocimiento… Cuando el Banco Central habla, todo mundo escucha lo que dice y, por lo tanto, este órgano que gobierna Alejandro Díaz de León está obligado a descartar escenarios por presión, reclamo, o chantaje”, subrayó.

El diputado federal precisó que “no hay hasta ahora, ningún elemento que presagie un escenario optimista de -4 por ciento de crecimiento de la economía” (como llegó a publicar el Banxico).

La caída del consumo -obligada por el aislamiento- el desempleo y la pérdida del ingreso no hablan de una actividad económica vigorosa en los próximos meses; por el contrario, la magnitud de los estragos es de tal dimensión, que las consecuencias sobre la actividad económica se verán quizás, durante años, recalcó.

Por lo tanto -finalizó el legislador- el Banco de México está obligado a estimar con mayor rigor sus cálculos y estimaciones. Comunicar con franqueza lo que está pasando en el país y principalmente, lo que puede ocurrir sin temor a herir susceptibilidades en el gobierno, ni juicios del Presidente de la República o de algún otro funcionario.

“Lo importante en este momento es ¿qué hacer para reactivar la economía? ¿Para proteger a la planta productiva? ¿Al empleo y a los ingresos? Creo que el esfuerzo del Banco Central debería estar orientado  a llamar la atención sobre estos temas y qué medidas contribuyen a evitar una caída más profunda y consecuencias graves para la población concretó el perredista al tiempo de descartar la propuesta del Senador Ricardo Monreal quien, hace unos días, planteó la posibilidad de “bajar a cero” las tasas de interés por el Covid-19. “Si así fuera ¿quién intentaría comprar subastas?”, refutó.