La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), que preside Alejandro Moreno, hizo un llamado a los países de la región a promover el diálogo urgente con las autoridades de Estados Unidos, con el propósito de encontrar una solución permanente al estatus migratorio de sus ciudadanos radicados en la Unión Americana.

Después de que un tribunal autorizó a la Administración Trump a poner fin al Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), que beneficia a miles de migrantes de la región, la COPPPAL exhortó al Congreso de Estados Unidos para que incluya extensiones automáticas del Documento de Autorización de Empleo para los titulares del TPS en el próximo paquete de ayuda por el coronavirus, que se encuentra en debate.

La organización de partidos progresistas de América Latina y el Caribe dijo que los beneficiarios de TPS no deberían enfrentar incertidumbre con respecto a su estatus migratorio o capacidad para trabajar en medio de una pandemia, por lo que la acción del Congreso ayudaría a brindarles certeza y les permitiría continuar laborando, especialmente en trabajos esenciales durante esta crisis global.

La COPPPAL expresó su reconocimiento a los beneficiarios del TPS que viven en los Estados Unidos, especialmente a los de El Salvador, Nicaragua, Honduras, Haití, así como de otras naciones, como Nepal y Sudán, por ser gente honesta, trabajadora, respetuosa de la ley y generadora de contribuciones económicas, culturales y sociales en esa nación receptora, así como en las comunidades de sus países de origen.
Al mismo tiempo, la COPPPAL agradeció a las diferentes organizaciones sociales y religiosas, así como a sindicatos y autoridades estadounidenses federales y estatales, entre otras, que han trabajado a favor de las personas migrantes.

Finalmente, reiteró su compromiso de apoyar la generación de oportunidades en las naciones de América Latina y el Caribe para las personas retornadas, y continuar fortaleciendo las relaciones con el gobierno y Congreso de Estados Unidos, garantizando así la seguridad y la salud de nuestra región.