Les Amandiers, un homenaje de Valeria Bruni Tedeschi a Patrice Chéreau

Cultura

En 2021, Valeria Bruni Tedeschi nos cautivó con su fervorosa actuación en La Fracture (The Divide) de Catherine Corsini. En este film, interpretaba junto a Marina Foïs el papel de Raphaëlle, un trabajo por el que fue elegida en la Selección de esa edición. En 2007, Actrices, su segunda película detrás de la cámara, se llevó el Premio especial del Jurado Un Certain Regard. Su quinto largometraje, Les Amandiers, entra en Competición en la edición del Festival de este año. En él rinde homenaje a Patrice Chéreau y a la escuela de teatro que este dirigió desde 1982.

La artista francoitaliana ha revelado en Cannes sus dos facetas como artista: la de directora y la de intérprete. En Hôtel de France (Un Certain Regard, 1987) de Patrice Chéreau, su «primera alegría cinematográfica», encarnó a Sonia, actriz principal de la adaptación contemporánea de Ese loco de Platonov, de Anton Chejov, obra que se había presentado anteriormente en la escuela del Théâtre des Amandiers, dirigida por Patrice Chéreau.

Les Amandiers es un fantástico homenaje a la escuela de los «actores del futuro» que el ilustre director de teatro y cine creó en Nanterre. El film sigue la apasionada trayectoria de Stella (Nadia Tereszkiewicz), Étienne (Sofiane Bennacer) y de otros jóvenes actores que se presentan a las pruebas para acceder a la célebre compañía.

El teatro creado por el director de La reina Margot (La reine Margot, 1993) fue un verdadero vivero de talentos del que emergieron figuras como Agnès Jaoui, Vincent Perez, Thibault de Montalembert y la propia Valeria Bruni Tedeschi.

Louis Garrel, que ya formó parte del elenco de Actrices (Un Certain Regard, 2007) y de Un castillo en Italia (Un Château en Italie; en Competición, 2013), encarna a Patrice Chéreau en este nuevo largometraje ambientado en los años 1980. Valeria Bruni Tedeschi ha escrito la historia en colaboración con Agnès de Sacy y Noémie Lvovsky, para la que trabajó en las impetuosas Oublie-moi (Forget Me, 1994) y La vie ne me fait pas peur (Life doesn’t scare me, 1998). El mismo año, la vitalidad artística de la actriz y directora quedaba patente en otra película: Los que me quieren cogerán el train (Ceux qui m’aiment prendront le train) de Patrice Chéreau, en Competición.