Legisladores alistan acción de inconstitucionalidad contra transitorio para extender mandato de presidente de la SCJN

Javier Divay Bárcenas

El coordinador de los diputados del PAN, Carlos Romero Hicks, advirtió que el PAN no apoyará ampliar el mandato del actual Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, porque la propuesta de Morena violar la Constitución, por lo que los legisladores recurrirán a interponer una acción de inconstitucionalidad que frene esta aberración.

Romero Hicks al expresó que lo ocurrido en la última sesión del Senado de la República es sumamente grave y debe encender las alertas de quienes están obligados a guardar y hacer guardar el texto constitucional.

Al mismo tiempo demandó que el ministro Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se deslinde del albazo y lo descalifique por ética, legalidad y dignidad personal, jurídica e institucional.

Lo anterior a unas horas de que se conozca en la Cámara de Diputados la Minuta del paquete de leyes complementarias del Poder Judicial de la Federación, que destaca la adición de un artículo transitorio que a la letra establece:

“Con el fin de implementar la reforma constitucional al Poder Judicial de la Federación publicada en el Diario Oficial de la Federación del 11 de marzo de 2021 y las leyes reglamentarias a las que se refiere el presente decreto, la persona que a su entrada en vigor ocupe la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal, durará en el encargo hasta el 30 de noviembre del 2024”.

Dicho transitorio pretende que los distintos consejeros de la Judicatura Federal nombrados por el Pleno próximos a terminar su encargo extiendan dos años su permanencia, uno de ellos, hasta el año 2023 y cuatro más en noviembre de 2026.

Romero Hicks aseguró que este artículo transitorio no puede ir en contra de la letra del artículo 97 constitucional, el cual es muy claro al establecer que:

“Cada cuatro años, el Pleno elegirá de entre sus miembros al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el cual no podrá ser reelecto para el período inmediato posterior”, señaló el panista.

Por lo anterior, dijo que no puede existir ninguna duda: la extensión de la presidencia en al SCJN generará una crisis constitucional inédita en nuestro país. Incluso todas las determinaciones y sentencias que se tomaran bajo esta prórroga podrían ser cuestionadas y anuladas, incluyendo las instancias internacionales.

“En el PAN no somos ingenuos y creemos que atrás de este albazo que protagonizó diligentemente un Senador de la República del Partido Verde Ecologista de México, está la mano presidencial que quiere influir en la Suprema Corte de Justicia de la Nación obsequiando una extensión en el encargo, por más que esté en contra del texto constitucional”, precisó.

De hecho, al no ser producto de una verdadera discusión en el seno de la Cámara de Senadores, se hicieron a un lado los principios de democracia representativa y participativa que garantizan que todas las fuerzas políticas puedan conocer oportunamente las reservas para una verdadera discusión democrática.

Dijo que, por la sumisión ciega de la mayoría ficticia y espuria en la Cámara de Diputados, se espera una operación “fast track” para aprobar esta reforma lesiva para la democracia. De ser así, desde ahora anticipó que los legisladores federales panistas acudirán a todas las instancias legales, incluyendo la acción de inconstitucionalidad ante la SCJN, para corregir esta afrenta a la Carta Magna.

En el fondo, agregó Romero Hicks, está la verdadera intención del presidente López Obrador, de MORENA y sus partidos satélites de convertir a México en la Nación de un dictador.

“Están acabando con lo que queda de los contrapesos institucionales, mediante una cooptación silenciosa, a través de un ofrecimiento gracioso para ampliar el mandato del presidente de la SCJN, de los magistrados y jueces que deberían concluir su término de acuerdo con lo dispuesto en la Constitución”, indicó.

El transitorio y la forma en que se han presentado y aprobado las recientes reformas al Poder Judicial, son muestra de la estrecha vinculación entre el Ejecutivo Federal y la cúpula de la corte, motivo por el que el GPPAN votó en su momento en contra de la reforma constitucional.

Romero Hicks, señaló que los legisladores federales panistas “no vamos a competir contra un partido político. Vamos a enfrentar a una maquinaria del poder que se reserva para sí todas las ventajas y todos los recursos de la administración pública”.

Aseguró que en la Cámara de Diputados llevan más de dos años enfrentando la embestida de la mayoría espuria morenista y sus aliados en el cambio de leyes, reglamentos y del espíritu original del Constituyente, por más que lo único que han provocado al final, es que en unas horas sea el Poder Judicial el que detenga su entrada en vigor por improcedente.

Pidió que poco antes que termine el último periodo ordinario de sesiones de la LXIV Legislatura, le den a la Cámara de Diputados el rango que merece, desechando las ocurrencias, los caprichos y el ensayo de modificaciones constitucionales aún las más atentatorias contra el régimen democrático que nos rige.