Las lenguas maternas enfrentan un serio problema de extinción, afirma hablante de maya

Política
  • Rossembert Gutiérrez Hernández participó en la sesión presencial de este miércoles

Al participar como parte del impulso que la Cámara de Diputados otorga al uso y conservación de las lenguas indígenas nacionales, Rossembert Gutiérrez Hernández, hablante de maya, mencionó que las lenguas maternas enfrentan el serio problema de extinción, por lo que se debe reflexionar sobre los factores estructurales que la propician.

Dijo que entre éstos destacan migración, aculturación, pérdida y desvalorización de la lengua materna, falta de políticas públicas con enfoque intercultural, racismo, clasismo y estereotipos, o “abandono del Estado mexicano con sus gobiernos pasados, que nos han callado, violado nuestros derechos humanos y matado a nuestras hermanas y hermanos indígenas”.

En la sesión presencial de este miércoles, Gutiérrez Hernández invitó a repensar y asumir la responsabilidad con la docencia como miembros de la comunidad, como ciudadanos, servidores públicos, padres de familias y estudiantes. Pidió dar plazas a docentes de las comunidades indígenas, como un acto de justicia social y que las o los directivos de las universidades interculturales cuenten con título profesional.

“Se ve un gran avance con el actual gobierno, que pone a nuestros pueblos en su agenda política con un sentido de humanismo y justicia social. La responsabilidad es de todos al poder contribuir, desde el espacio que nos toque estar, a rescatar, preservar y difundir nuestra lengua materna”, agregó.

Gutiérrez Hernández propuso ejecutar Kej’lel bäl lak’ alob’bäj Ch’ol-Mayaboj (‘Observatorio juvenil indígena ch’ol-maya’) como un proyecto de impacto social que impulse los Objetivos de Desarrollo Sostenible desde la territorialidad de los pueblos indígenas, el cual representó a la delegación mexicana en el 4° Encuentro Intercontinental Concausa 2020, con el proyecto “Observatorio juvenil indígena ch’ol-maya”, en Santiago de Chile, y fue declarado por Cepal, Unicef y América Solidaria como uno de los mejores proyectos de América Latina en atención a los pueblos indígenas.

“Tenemos claro que el proyecto ha dado resultados favorables, entendimos que nuestros pueblos, sus niños y jóvenes ocupan atención, guía y tutoría para fortalecer sus procesos formativos con actividades multidisciplinarias, buscando el empoderamiento para crear agentes de cambio que revaloren y fortalezcan su identidad cultural y el amor a su origen, sobre todo de su lengua materna como un elemento cultural de los pueblos originarios”, añadió.

Relató que, al morir la lengua, se pierden siglos de conocimientos y tradiciones que han contribuido a forjar lo que somos. “Victoriosos nuestros ancestros por resistir, han arrancado nuestros frutos, cortado nuestras ramas, quemaron nuestro tronco, pero jamás pudieron matar nuestras raíces”.

El hablante de maya manifestó que, en el país, se cuenta con 68 lenguas maternas, por lo que se encuentra entre las primeras 10 naciones con más lenguas originarias y ocupa el segundo lugar en este ámbito en América Latina, después de Brasil. En México, existen casi 7 millones de hablantes de alguna lengua indígena y más de 25 millones de mexicanos se reconocen como indígenas, la mayor parte de los cuales habitan o son originarios del sureste.

La lengua materna, dijo, es el alma de la cultura, expresa una determinada forma de pensar y comprender la vida. La primera identidad de una persona es su lengua; esa identidad se recibe de padres, abuelos y comunidad. La lengua materna, atesora los conocimientos de los pueblos originarios, “es el tejido que comunica lo que somos y queremos ser, es riqueza cultural incalculable”.

Puntualizó que las lenguas tienen su cotidianeidad en la comunidad, en la escuela, en el culto religioso, en las tiendas, en los ojos de agua, en las asambleas comunitarias, en la parcela. Son una lucha de persistencia y resistencia, son voces de los ancestros que perduran en tiempos modernos.

Llamó a decir fuerte y contundente: “Alto al racismo y clasismo. Sí a la diversidad cultural. Sí a la interculturalidad. Sí al diálogo de saberes comunitarios. Sí a la docencia bilingüe. Sí al multilingüismo. Sí a nuestras diferencias. Sí a la tolerancia. Sí a la vida”.

La presidenta de la Mesa Directiva, diputada Marcela Guerra Castillo precisó que Rossembert Gutiérrez Hernández es originario de la comunidad ch’ol-maya, Tacotalpa, Tabasco; es licenciado en Desarrollo Turístico por la Universidad Intercultural de ese estado y fundador de proyectos socioculturales que impulsan los Objetivos de Desarrollo Sostenible desde las comunidades indígenas.

Actualmente, dijo, es pasante de la maestría en Ciencias Sociales, con orientación en desarrollo sustentable por parte del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León.