La lengua es el modo de expresión propio de una comunidad, las personas que hablan una misma lengua crean una comunidad lingüística al usar el mismo vehículo para entenderse.

Cuando una persona habla más de una lengua, entonces amplía su mundo, esa persona pertenece a una comunidad más grande.

Por eso es importante estudiar y mantener vivas las lenguas, independientemente de que sean o no las nuestras, porque de ese modo evitamos el fenómeno inverso, que implica que una lengua desaparezca, ahí lo que se pierde son las comunidades, se pierde la posibilidad de ampliar nuestros horizontes; este fenómeno afecta particularmente a los pueblos originarios.

En un esfuerzo por revitalizar las lenguas indígenas, y volverlas a poner en el horizonte cultural de la ciudad, el Gobierno de la Ciudad de México, en conjunto con las comunidades indígenas que aquí radican, organizó la “Primera Muestra Lingüística Indígena, Ciudad de México”, que más allá de una festividad es una conmemoración de las 68 lenguas que se hablan en el país, 20 de ellas presentes en la ciudad de México.

La muestra se inaugura a propósito del Día Internacional de la Lengua Materna, instituido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) Con el objetivo de promover el multilingüismo.

La muestra estará matizada por expresiones artísticas como oratoria, música, teatro y cine para generar una convivencia entre las 68 lenguas indígenas con las no indígenas, a través de una experiencia pluricultural y multifonética de poemas y cuentos, canciones regionales y géneros urbanos.

La muestra y sus actividades se realizarán del 21 al 24 de febrero en el Zócalo capitalino, pero habrá actividades en la Glorieta de Insurgentes, la Biblioteca de México, la estación Zapata del Metro, así como en los Faros Aragón, Oriente, Indios Verdes, Milpa Alta, Tláhuac y Azcapotzalco, además del Museo Archivo de la Fotografía.

Este ejercicio de inclusión y fomento a nuestra diversidad está sustentado en el compromiso del Gobierno de la Ciudad de México por ser una ciudad de derechos, que reconozca a los pueblos Indígenas, a su cultura, identidad, lengua, y su libertad para determinar libremente su condición política y su desarrollo económico, como lo estipula la Constitución Política de a Ciudad de México en sus artículos 57, 58, 59.

Esta muestra es el inicio de un largo programa de atención y fomento a los derechos lingüísticos de los pueblos originarios, y  las acciones avanzarán para seguir desarrollándolos. El Gobierno de la Ciudad de México tiene proyectada una escuela para maestros indígenas para fortalecer la enseñanza.

Igualmente, se creará una escuela de profesionalización de intérpretes en lenguas indígenas para hacer valer los derechos de los pueblos indígenas como ciudadanos mexicanos y se abrirá un centro de estudios superiores interculturales para investigar y promover las lenguas en la ciudad.

Estos esfuerzos por avivar las lenguas ya ha comenzado desde los Puntos de Innovación, Arte, Libertad, Educación y Saberes, PILARES en los que se contempla entre sus actividades la incorporación de maestros y maestras en lenguas indígenas que enseñen a hablantes de otras lenguas, y que impartan talleres de lecto-escritura con integrantes de sus propias comunidades.

Ahora son 4 días de actividades, pero son el inicio de un proceso para que nunca más las lenguas indígenas estén fuera de la agenda institucional.

Para conocer la cartelera completa de actividades de la “Primera Muestra Lingüística Indígena, Ciudad de México” da click aquí.