Según las proyecciones, la pobreza se duplicará en Camboya como resultado de la pandemia: la ONU estima que podría llegar a cerca del 17,6% de la población. Con estas crudas previsiones en mente, el gobierno, en colaboración con varias agencias de la ONU, ha decidido fortalecer el nivel de protección social en el país.

La pandemia ha asestado un duro golpe a la economía de Camboya. La fuerte contracción ha afectado a toda la población, con sus efectos más graves entre los grupos más vulnerables. Para responder a la emergencia, el gobierno desarrolló un esquema único en su tipo que garantiza un nivel de protección social a las familias más pobres.

Con herramientas digitales proporcionadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la tarjeta IDPoor (Identificación de pobre) emitida por el gobierno camboyano ha significado un salvavidas para Yom Malai, una madre soltera de 42 años que vive en la provincia de Battambang.

Con la tarjeta desde mayo de 2020, Yom Malai tiene derecho a 176.000 riels mensuales (unos 43,45 dólares) para mantener a su familia. Con ese dinero, la mujer compra principalmente alimentos secos y arroz, productos con una vida útil más larga que se pueden consumir a lo largo del mes.

“Recibimos los fondos por medio un servicio de transferencia de dinero”, explica. “Ha sido una gran ayuda para mi familia durante la pandemia de COVID-19. Además, si alguna vez tenemos que ir al hospital, recibimos tratamiento médico, atención y medicamentos de forma gratuita”.

Fondos que no involucran efectivo

Según las proyecciones, la pobreza se duplicará en Camboya como resultado de la pandemia: la ONU estima que podría llegar a cerca del 17,6% de la población. Con estas crudas previsiones en mente, el gobierno, en colaboración con socios que incluyen al PNUD y al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), decidió fortalecer el nivel de protección social en el país.

Luego de un análisis de la situación, las agencias de la ONU señalaron que un programa de emergencia que proveyera recursos mínimos para comprar bienes básicos mejoraría significativamente las condiciones de la población más vulnerable y propiciaría crecimiento económico.

El consenso fue apoyar el nuevo “Programa de transferencias de efectivo para familias pobres y vulnerables”, con las herramientas digitales necesarias para un funcionamiento eficiente.

El mecanismo garantiza que casi 700.000 personas que figuran en la base de datos del plan reciban fondos sin involucrar dinero en efectivo, ya sea por medio de su teléfono o, como Yom Malai, con una tarjeta.

Clasificación de los pobres

Con el apoyo de Australia, el PNUD suministró a los empleados del Ministerio de Planificación de Camboya alrededor de 1700 tabletas y software, lo que permitió a estos trabajadores registrar rápidamente a las familias que habían caído en la pobreza como resultado de la desaceleración económica.

“Australia y el PNUD aportaron estas tabletas al Ministerio de Planificación para que todas las personas registradas como pobres pudieran recibir una transferencia en efectivo”, señala Nick Beresford, representante residente de la agencia de la ONU en Camboya. “Esto amplía el trabajo de las Naciones Unidas en protección social y ayuda al gobierno de Camboya para que el Programa IDPoor funcione correctamente y sea completamente digital”.

Muchos hogares del pueblo de Yom Malai recibieron la tarjeta IDPoor. “Los trabajadores del gobierno registraron nuestros nombres en un sistema electrónico para que todos recibiéramos lo que nos corresponde”, dice, y agrega que las familias pasaron primero por un proceso de entrevista con empleados gubernamentales locales.

Cada familia que cumple con los requisitos de inscripción al programa recibe 20 o 30 dólares al mes como beneficio básico. Además, se le otorgan fondos adicionales por cada persona considerada dentro de un grupo vulnerable, como mujeres embarazadas, niños menores de dos años, ancianos, personas con discapacidad y portadores del VIH.

“Mi familia está clasificada como un hogar pobre de nivel 1 porque soy viuda y tengo cuatro hijos. Algunas familias pobres la están pasando mal, pero sus condiciones son menos difíciles y están clasificadas como hogares pobres de nivel 2”, detalla Yom Malai.

Además de respaldar este programa de transferencias de efectivo de emergencia, la ONU asiste al gobierno de Camboya de otras formas. Por ejemplo, lo ayuda para la adquisición de equipos médicos críticos que van desde bolsas de desechos biológicos peligrosos hasta ventiladores y ambulancias. Asimismo, brinda apoyo técnico al Ministerio de Planificación en la producción de materiales informativos y de concienciación sobre el COVID-19.