El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, Ricardo Monreal, calificó de lamentable la decisión del Gobierno de Bolivia de declarar a María Teresa Mercado, embajadora de México en aquél país, persona non grata.

Expuso que la falta de argumentos y el aislamiento internacional de ese gobierno de facto les lleva a cometer excesos diplomáticos.

Monreal Ávila sostuvo que la expulsión de la representante de México en Bolivia es una mala señal para la convivencia y el respeto internacional.

Manifestó que ante este hecho de hostilidad, la mayoría legislativa en el Senado respalda a la representante diplomática en Bolivia.

Finalmente, Ricardo Monreal hizo votos para que retornen la cordura y el entendimiento bilateral