La Comisión Permanente aprobó un acuerdo por el que lamenta profundamente el fallecimiento del alumno y la maestra del Colegio Cervantes, así como las lesiones a estudiantes de ese plantel, producto del tiroteo ocurrido el 10 de enero de 2020 en Torreón, Coahuila; además, guardó un minuto de silencio.

El documento, aprobado por los legisladores en votación económica, exhorta a las autoridades federales y locales a redoblar esfuerzos y trabajar conjuntamente con la sociedad para lograr entornos armónicos y libres de violencia que permitan el desarrollo integral de niños, niñas y adolescentes, fomentar la convivencia, la solidaridad y la tolerancia.

Asimismo, a las autoridades competentes se les pide revisar y analizar desde un enfoque multifactorial e interinstitucional las causas de estos trágicos acontecimientos, así como la problemática derivada del tráfico ilegal de armas.

También solicita a las Juntas de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y de Senadores valorar la creación de un grupo de trabajo bicameral encargado de analizar las minutas e iniciativas pendientes de dictamen en favor de la protección, atención integral, salud mental y el interés superior de niñas, niños y adolescentes, además de definir una agenda legislativa prioritaria para el siguiente periodo de sesiones ordinarias.

Al dar su opinión, el diputado Porfirio Muñoz Ledo (Morena) comentó que en este caso se tiene un tema relacionado con lo familiar y el tejido social, así como un problema de debilidad del sistema educativo, porque el alumno no se volvió así de un día a otro, comentó.

“Yo como maestro, si veo que el niño tiene problemas muy graves de comportamiento y de conducta, lo mando a la clínica por su conducta y lo paso a la de la educación especial. Ahora, educación especial ya no está en escuelas separadas, en su mayor parte está inserto en planteles ordinarios, pero hay que buscar en dónde”.

La propuesta del minuto de silencio fue impulsada por el legislador Porfirio Muñoz Ledo quien destacó que la actitud de la profesora María Asaff Medina, tuvo tintes heroicos en la defensa de la vida de otros estudiantes.

La presidenta de la Comisión Permanente, Laura Angélica Rojas Hernández conminó a las y los legisladores a hacerlo extensivo a los alumnos que fueron heridos.