El coordinador del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, diputado Reginaldo Sandoval Flores, expresó durante el Primer Congreso Internacional Patriarcado, Prostitución y Violencia de Género: La Responsabilidad Masculina en el Aumento de la Trata de Personas con Fines de Explotación Sexual, que este acto es un homenaje y remembranza a las víctimas de violencia de género en México.

Manifestó el reconocimiento a la sociedad mexicana que ha contribuido a mantener viva la memoria de las mujeres afectadas, haciendo propio su testimonio de fortaleza e integridad. “Es el deseo de este primer congreso, que se haga llegar a todas y cada una de las víctimas la solidaridad y el afecto”.

Explicó que la violencia de género es un ataque a los pilares básicos de la vida colectiva, de la democracia, de la libertad y de los derechos inviolables de todas las personas. Reafirmó la determinación de erradicarla en todas sus manifestaciones, utilizando las herramientas que ofrece el Estado de derecho.

“Las palabras servirán de poco para aminorar el terrible sufrimiento. Sin embargo, tenemos que logar el compromiso de los gobernantes y los representantes populares, para que logren apaliar el enorme dolor que provoca la impunidad y la injusticia”.

El diputado Gerardo Fernández Noroña, vicecoordinador del PT, propuso reeducar a la sociedad para que asuma a la prostitución como una violencia contra las mujeres. Debe reconocerse a la sexualidad como una forma sana del pleno desarrollo de las personas, sin la estructura de culpa y pecado, de no disfrute, establecida por las religiones. Es necesario legislar para castigar al consumidor, y no se criminalice a la mujer, y se creen instituciones de protección y apoyo basado en el modelo nórdico.

El ser humano no puede ni debe ser mercancía en ninguna modalidad. La prostitución es “una de las formas más brutales de la explotación, porque es una esclavitud que debe abolirse; tenemos que construir formas libres de relación entre mujeres y hombres”. La estructura patriarcal y los hombres beneficiarios tenemos una parte central de responsabilidad, que debe entenderse como un problema social y no ver a los varones como enemigos de las mujeres.

La diputada de Morena, Julia Espinosa de los Monteros, del Congreso de Nuevo León, preguntó ¿qué porcentaje de funcionarios públicos pueden estar involucrados en las redes de prostitución para su funcionamiento? ¿Cuál es la estrategia para erradicar la prostitución y trata de personas con fines de explotación sexual?

Angélica María Rivadeneyra Villarreal, presidenta de la Asociación Civil Testimonio Social de Ética Revolucionaria AC (Teserac), comentó que la violencia de género se da en todas las zonas del país y del mundo. No se tienen cifras exactas de la magnitud de este flagelo, pero se sabe que, al menos, mueren 10 mujeres al día por razones de género. “La impunidad ha transmitido un mensaje a la sociedad de que la violencia en este país es tolerada y aceptada”, recalcó.

Richard Poulin, especialista por la Universidad de Quebec, Canadá, refirió que el día nueve de marzo marcará un día histórico para la guerra que enfrentan las mujeres en contra de la violencia de la que son víctimas, pero también es una oportunidad para reflexionar y cambiar las leyes a favor de su protección. “Las autoridades tienen una gran responsabilidad en la regresión de la explotación y violencia sexual”.

Carla Elena Solís Echegoyen, directora de Análisis Táctico, adscrita a la Dirección General de Procesos Legales de la Unidad de Inteligencia Financiera, sostuvo que desde una perspectiva de género se detectan las redes de trata de personas a través del sistema financiero, cuya ganancia se estima en 150 mil millones de dólares al año. “La instrucción es generar inteligencia financiera para investigar recursos de procedencia ilícita, que provengan de la trata, violencia intrafamiliar, feminicidio y conductas que vulneren a la mujer”.

Agnete Strom, integrante del Consejo Internacional del Frente de Mujeres Noruegas destacó que la compra de mujeres se ha dejado “invisible”, obliga a los países a tomar medidas para suprimir toda forma de trata, explotación y tráfico. El modelo nórdico es inspirador y un método jurídico que reconoce la relación entre la prostitución y la trata de personas, al fijar un enfoque político para terminar con la demanda, porque es violencia y no un empleo para las mujeres.

El rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, Luis Armando González Plascencia, pidió estudiar el fenómeno y proponer soluciones para desterrar el machismo y la misoginia. “El Congreso debe trabajar en un frente común para erradicar la trata y cerrar filas en contra de este flagelo”. Además, hacer conciencia en los hombres consumidores que están en presencia de mujeres socavadas por la precariedad económica, social, familiar y laboral, amenazadas y reducidas a la función de mercancía sexual.

Grégoire Théry, director ejecutivo de la Coalición por la Abolición de la Prostitución, mencionó que la responsabilidad de los hombres es enorme y es total, porque si las mujeres y las niñas son explotadas solo es por una razón, satisfacer la demanda de los hombres que pagan por sexo.