En algunas partes de Yemen, uno de cada cinco niños menores de cinco años sufre desnutrición aguda y necesita urgentemente tratamiento a medida que aumentan los casos en el sur del país. Tres agencias de agencias de las Naciones Unidas necesitan más de 50 millones de dólares para ampliar urgentemente los programas de nutrición que incluye el tratamiento de los niños que sufren de malnutrición aguda grave.

Más de medio millón de niños menores de cinco años en 133 distritos del sur de Yemen sufren las tasas de desnutrición aguda más altas jamás registradas en el país árabe, según destaca un informe de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases dado a conocer este martes por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

En el área del país analizada en el estudio viven 1,4 millones de niños menores de cinco años y se registra un aumento de casi el 10% en los casos de desnutrición aguda en 2020.

Sin embargo, el mayor incremento se registra en los casos de niños que sufren de malnutrición aguda grave, con un incremento del 15,5% durante 2020, una situación que deja a por lo menos 98.000 menores de cinco años en alto riesgo de morir si no reciben un tratamiento urgente para paliar esta condición.

“En las zonas más afectadas incluidas en este análisis -las tierras bajas de Abyan (23%), las tierras bajas de Lahj (21%), las tierras bajas de Taiz (22%)-, uno de cada cinco niños padece malnutrición aguda. En las tierras bajas de Hodeidah, más de uno de cada cuatro, o el 27%, de los niños sufre desnutrición aguda”, indica el comunicado.

También las mujeres precisan ayuda urgente

A estas alarmantes cifras, hay que añadirles que al menos un cuarto de millón de mujeres embarazadas o lactantes necesitan tratamiento para la malnutrición. Los expertos de la ONU advierten que el número real es probablemente más alto, ya que los factores de la malnutrición en Yemen han empeorado en 2020.

Las tres agencias de la ONU destacan que factores como la escalada de los conflictos y el declive económico, junto al abrumador impacto de la pandemia COVID-19, han llevado al borde del precipicio a una población ya exhausta.

Además, muchos proyectos de ayuda, como la asistencia alimentaria de emergencia y los servicios de agua, saneamiento e higiene, se han visto interrumpidos por la falta de fondos. Los programas de tratamiento de la malnutrición también corren peligro si no reciben pronto fondos adicionales.

Se puede perder una generación de niños

Para evitar que siga empeorando la situación, las Naciones Unidas y sus socios necesitan más de 50 millones de dólares para ampliar urgentemente los programas de nutrición, incluido el tratamiento de los niños que sufren de malnutrición aguda grave. También se necesita financiación adicional para ampliar los programas de alimentación, agua, saneamiento y salud, que incluye la inmunización.

La coordinadora humanitaria de la ONU en Yemen, Lise Grande, recordó que viene advirtiendo sobre esta situación desde el pasado mes de julio y que “si la guerra no termina ahora, nos acercamos a una situación irreversible y corremos el riesgo de perder toda una generación de niños pequeños en Yemen«.

«Los datos que publicamos hoy confirman que la desnutrición aguda entre los niños está alcanzando los niveles más altos que hemos visto desde que comenzó la guerra», especificó.Grande recordó que durante los dos últimos años y gracias a la asistencia humanitaria y la colaboración con las autoridades, se consiguió revertir “la peor hambruna en una generación”. Por ello, destacó que “es desgarrador que cuando la gente nos necesita más, no podamos hacer lo necesario porque no tenemos fondos«.

Yemen alberga la peor crisis humanitaria del mundo. Casi el 80% de la población -más de 24 millones de personas- necesita algún tipo de asistencia humanitaria y protección. A mediados de octubre, sólo se habían recibido 1.430 millones de dólares de los 3.200 millones de dólares necesarios en 2020.