La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) requiere de un esfuerzo extraordinario para desarrollar formas de trabajo nuevas y participar en la transformación que México requiere, afirmó la maestra María Dolly Espínola Frausto, al tomar posesión como directora de la División de Ciencias Sociales y Humanidades (CSH) de la Unidad Xochimilco para el periodo 2019-2023.

“Nos encontramos ante la oportunidad de repensar y reafirmar el papel de la universidad, y de encontrar rutas alternativas para desarrollar nuestro proyecto académico en mejores condiciones y cumplir así con el compromiso de formar profesionales competentes”, apuntó la licenciada en Ciencias de la Comunicación por la UAM y maestra en la misma disciplina por la Universidad Iberoamericana.

En una ceremonia realizada en la Sala de Consejo de esa sede académica dijo que esta responsabilidad debe conducir además a formar ciudadanos libres que sean “capaces de desarrollar estrategias de atención a las necesidades sociales y, al mismo tiempo, generar conocimientos para incrementar el impacto social de nuestra Institución”.

Las fortalezas de la Casa abierta al tiempo “nos permitirán enfrentar los cambios y desafíos que tenemos”, y la ruta más segura para alcanzar tales objetivos es “preservar nuestra autonomía y darle sentido con la calidad de nuestro trabajo”, porque “sólo así seremos capaces de participar en el proyecto educativo que ahora se construye; esa es la clave para que nuestra universidad siga siendo una de las más importantes del país”.

El doctor Fernando De León González, rector de la Unidad Xochimilco de la UAM, dijo que con la designación de la maestra Espínola Frausto –por el Consejo Académico, el pasado 5 de julio– se completa el ciclo iniciado el mes de noviembre de 2018, relativo a los relevos de las tres direcciones de la División.

El Rector agradeció la participación y los aportes de los doctores Gabriela Contreras Pérez, Alfonso León Pérez y Elsa Muñiz García, pues “sus ideas han sido valiosas y con toda seguridad serán tomadas en cuenta en la gestión que inicia”.

El maestro Francisco Mata Rosas, coordinador general de Difusión, subrayó que la maestra Espínola Frausto identifica retos importantes que comparte la UAM en su conjunto, incluidos incrementar la cobertura, propiciar más vínculos disciplinarios entre departamentos, aprovechar las ventajas del entorno digital, promover las prácticas profesionales y una mayor movilidad de alumnos en los ámbitos nacional e internacional, así como impulsar el desarrollo de proyectos colectivos e interinstitucionales para acceder a más fuentes de financiamiento.

El doctor Carlos Hernández Gómez, director saliente de CSH, destacó que la División tiene varios retos de carácter interno y externo: entre los primeros se encuentra el lento crecimiento de la economía del país, que se traducirá en una serie de restricciones para distintos sectores de la sociedad.

Esa distribución desigual de la riqueza y del ingreso seguramente tiene que llevar a otro tipo de medidas que reduzcan la brecha entre los más ricos y los más pobres, y “no sé si las medidas implementadas son las adecuadas, pero es un desafío para la universidad estar al pendiente de ese tema y reflexionar para poder ofrecer opciones, lo cual finalmente es parte de nuestra misión”.

Hay también un conjunto de principios de la economía y la sociología política de la educación, donde se “nos invita a reducir esta brecha entre el número de aspirantes a educación superior y aquellos que son aceptados en instituciones de educación superior.

No es algo fácil, pero “frente a estos principios de cobertura, universalidad y educación con enfoque de derechos humanos y de género, multiculturalidad e inclusión, necesitamos hacerlos propios e incorporarlos a la vida universitaria”.

Entre los retos internos señaló la necesidad de un nuevo pacto en la universidad, tal como hace 45 años quienes fundaron la institución establecieron ese compromiso solidario, de trabajo, cooperación y orientación hacia los valores universitarios.