Las universidades Autónoma Metropolitana y Jean Jaurès de Toulouse, Francia, crearán una Red Internacional de Investigación con el objetivo de promover el desarrollo y la innovación en materia urbana, anunció el doctor Salomón González Arellano, responsable de la Oficina de Cooperación y Vinculación de la UAM en Europa.

La iniciativa –denominada Habitar las ciudades del futuro: mundos urbanos en transición y la recomposición de actores alrededor de proyectos de ciudades habitables, sostenibles e inteligentes– cuenta con el dictamen favorable del Centro Nacional de investigación Científica de Francia (CNRS) y en ella participan el Centro Interdisciplinario de Estudios Urbanos y el Laboratorio Sociedad, Solidaridad y Territorio de la universidad francesa.

Los ejes temáticos de la Red –en la que participan profesores y alumnos de posgrado de las unidades Azcapotzalco y Cuajimalpa– son ciudades en transiciones de índole socioecológica; habitar la ciudad, y digitales de las urbes.

El propósito central es promover el desarrollo y la innovación de las metrópolis “ante los problemas futuros derivados de la transición socioecológica”; en consecuencia, apoyará la articulación entre el mundo científico y los actores que producen las ciudades, incluidos autoridades locales, actores económicos y representantes de la sociedad civil, informó el investigador de la Unidad Cuajimalpa de esta casa de estudios.

También pretende entender las interacciones de todos los sistemas, por lo que “creemos importante que para el estudio del futuro de las metrópolis se consideren las evoluciones de carácter ecológico, el impacto sobre la sociedad y, en particular, el modo de habitar a partir de los cambios socioecológicos o ambientales –cambio climático y riesgos naturales– y tecnológicos, dos de los grandes vectores que transformarán los modos de habitar las ciudades”.

Una vez aprobada su creación, a partir de enero de 2020 la Red se dedicará a la generación de conocimientos, la formación de recursos humanos orientados a la investigación y el desarrollo de nuevos métodos de colaboración científica, mediante mecanismos susceptibles de promover las nuevas ciencias de la ciudad y los laboratorios híbridos.

Las ciencias de la ciudad refieren los constantes cambios que han vuelto a las urbes más complejas y debido a que los fenómenos se analizan desde ciencias separadas: urbanismo ingeniería, sociología, “ya no logran estudiarlas como debe ser”.

La propuesta es captar la complejidad urbana, integrar las nuevas tecnologías y los fenómenos sociales, incluidos redes, interacciones y flujos, entre otros elementos, y apoyar la articulación institucional a través de laboratorios híbridos, que son espacios de conocimiento y experimentación donde participan actores económicos, académicos, científicos, autoridades y sociedad civil.

La idea es apoyarse en el Laboratorio de Ciudades en Transición de la Unidad Cuajimalpa, por su vocación de espacio híbrido, y crear seminarios para difusión y proyectos específicos de investigación, creación o participación.

El plan tiene muchas innovaciones y es altamente interdisciplinario, pues colaboran especialistas de las áreas de Ciencias Básicas e Ingeniería, Ciencias Sociales y Humanidades y Ciencias y Artes para el Diseño. Una de sus características es que está dirigido a la construcción de escenarios futuros, es decir, la Red “habla de las ciudades del futuro y trata de responder cómo afrontarán el calentamiento global, la transición socioecológica y digital, así como los cambios de vida de la población”, entre otros asuntos.

Alumnos de ambas universidades se encuentran realizando sus tesis de maestría y doctorado bajo la dirección y supervisión de profesores de la Red, lo que estimulará los intercambios estudiantiles entre los países que participan y dará lugar a la creación de un repositorio de todos los productos: ponencias, documentos de trabajo, presentaciones, bases de datos y videos, todos ellos disponibles para la comunidad universitaria.

El antecedente de la iniciativa es una larga cooperación entre las dos universidades desde hace más de 20 años, en temas de estudios urbanos, e intensificada desde 2014 mediante la movilidad de alumnos y profesores, así como con seminarios financiados por la Academia Mexicana de Ciencias sobre las ciudades inteligentes.

Posteriormente se integraron la Universidad de Medellín, en Colombia y FLACSO en Quito, Ecuador, y en 2017 las cuatro instituciones de educación superior se unieron en la cumbre HABITAT de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y más tarde Senegal, Costa de Marfil y Canadá, y presentaron la propuesta de red ante el Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS).

En el organismo participan alrededor de 70 profesores y alumnos de los siete países que la conforman; la UAM cuenta con cuatro docentes de la Unidad Azcapotzalco y cuatro de la Unidad Cuajimalpa, así como con alumnos de posgrado y en el futuro se prevé la intervención de estudiantes licenciatura.