La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) reafirmó que el contexto económico de México derivado de la pandemia del COVID-19 no permite ir más allá de las propuestas que, de manera seria y responsable, presentó al Sindicato Independiente de Trabajadores de esta casa de estudios (SITUAM) desde el pasado miércoles 27 de enero.

En la novena mesa plenaria –que inició este viernes 29 de enero– la representación de la Casa abierta al tiempo exhortó a la comisión negociadora de la organización gremial y a las y los trabajadores a no perder de vista la situación por la que atraviesa el país, ya que el presupuesto institucional depende mayoritariamente del subsidio federal.

La UAM propuso incrementos al salario y al vale de despensa de 3.4 por ciento y de 4 por ciento, respectivamente, así como ajustes de 1.8 por ciento a los tabuladores, tanto del personal administrativo de base como académico de medio tiempo y de tiempo parcial. El aumento directo a los salarios incluye al personal académico y administrativo y la actualización de 4 por ciento al monto en efectivo del vale de despensa mensual deja esta prestación en mil 347 pesos con 55 centavos.

En total, la Institución ofreció diez propuestas de proyectos de acuerdo –que entrarían en vigor a partir del próximo primero de febrero– y que atienden las peticiones señaladas en el segundo emplazamiento a la Institución por la organización gremial. Algunos se refieren a la actualización o capacitación para el personal académico en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la impartición de docencia, así como a los trabajadores adscritos a los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI).

“Estamos en espera de la respuesta del Sindicato, reiterando siempre la voluntad y la disposición de la Universidad para dialogar y aclarar cualquier duda respecto de las propuestas que ya se hicieron, las cuales fueron reflexionadas y analizadas a partir de los dos emplazamientos a huelga”, señaló el doctor José Antonio De los Reyes Heredia, secretario general de la Institución.

El doctor Joaquín Flores Méndez, coordinador General para el Fortalecimiento Académico y Vinculación, consideró que la UAM tiene las condiciones para continuar laborando y se debe evaluar la propuesta de incremento salarial que favorece a quienes tienen menores ingresos y no pone en riesgo la viabilidad financiera, con lo cual se continuaría la formación de jóvenes para ayudarlos a obtener un grado universitario.

La comunidad deberá evaluar y asumir –como ha hecho siempre– el compromiso que tiene con la sociedad mexicana y con los alumnos en particular, que son el motivo de ser de la UAM “y no podemos fallar suspendiendo su educación en momentos tan complicados de sanidad como los que vivimos; a la representación sindical le corresponde asumir lo propio vía la reflexión para evaluar las condiciones de sus actividades, en pro de que la Universidad cumpla sus funciones sustantivas”.

El doctor José Ronzón León, coordinador general de Administración y Relaciones Laborales, enfatizó que el presupuesto no es “a modo”, pues está ceñido a la reglamentación institucional en forma colegiada, por lo que el paquete económico ofrecido es acorde con el contexto de la emergencia sanitaria y sustentado en las posibilidades financieras.

“La página de Transparencia permite conocer el presupuesto, los informes presupuestales y los estados financieros de 2019, mientras que los correspondientes a 2020 estarán disponibles en marzo, una vez que el Colegio Académico los conozca”.

Respecto del planteamiento de la organización sindical sobre el dinero ahorrado por la Universidad en 2020, el doctor Óscar Comas Rodríguez, coordinador general de Información Institucional, reiteró que a través de la Unidad Administrativa y Financiera de la Federación se exigió una reserva presupuestal y después de revisarla y ver lo que se podía ofrecer para solidarizarse con el Estado mexicano para enfrentar la pandemia, la UAM aportó 110 millones, “que no llegaron a esta casa de estudios.

En medio de eso “mantuvimos todos los gastos que se derivaron para atender a aquellos estudiantes que no tenían cómo acceder al programa educativo vía remota, por lo que se compraron tabletas y tarjetas SIM con base en una encuesta que determinó el número de quienes necesitaban ese apoyo; hemos evaluado el Proyecto Emergente de Enseñanza Remota (PEER), que ha tenido diversos beneficios y se ha sometido a ajustes”.

La representación de esta casa de estudios expuso de nueva cuenta que los términos establecidos en el Acuerdo 06/2019, referido a la recuperación salarial de académicos y administrativos de base, fueron cumplidos por la Universidad, recordando –con fechas de agendas laborales– que fue la organización gremial la que rechazó la propuesta de beneficio económico para las y los trabajadores.

“Cabe aclarar que el acuerdo no está abrogado ni derogado, sino que perdió vigencia al agotarse el tiempo que se pactó de manera bilateral y, por lo tanto, esto impide que se firme una ampliación de los plazos como propone el Sindicato”, señaló el maestro Rodrigo Serrano Vásquez, abogado general de la Institución.

Luego de varios recesos, la discusión se extendió hasta este domingo 31 de enero, cuando se guardó un minuto de silencio en memoria del señor Ángel Martínez Galván, miembro del comité ejecutivo de la organización gremial, y de todas las personas fallecidas por causa del COVID-19.

La representación de la Universidad entregó al SITUAM ocho proyectos de acuerdos relacionados con: la actualización del monto en efectivo del vale de despensa mensual; las necesidades de capacitación del personal académico y del personal de los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI), modificado a partir de las consideraciones que hizo el SITUAM y recibidas en la madrugada del día de hoy.

Además del aviso para el retorno seguro a las labores presenciales en virtud de la emergencia sanitaria por el virus SARS-CoV-2  (modificado); la materia de trabajo del personal administrativo de base (modificado); la definición de las funciones, requisitos y salarios de los nuevos puestos previstos en el convenio general de 2019 (modificado); la aclaración sobre el carácter temporal del PEER (modificado) y, finalmente, la definición de las funciones, requisitos y salario del puesto de educador en inglés para los CENDI (modificado).

“Para cumplir con lo que siempre hemos hecho en las negociaciones,  se reenvía en el oficio SG.0252.2021, que incluye la respuesta de la Universidad en atención al incremento salarial, así como ajustes a los tabuladores de percepciones del personal académico y administrativo de base de la Institución; son esencialmente las propuestas que entregamos el pasado 27, pero en principio las mandamos junto con el paquete de los acuerdos que está enviando la Universidad al SITUAM”, declaró el doctor De los Reyes Heredia.

La Universidad reconoce que ambas partes se condujeron con el debido respeto en la mayoría de las mesas plenarias, lo cual habla bien de la UAM.

“Para el futuro que se avizora estemos seguros de la fortaleza de nuestra Institución en términos de la riqueza de toda la comunidad y lo que cada uno de nosotros podemos aportar para cumplir con nuestra función social; desde el trabajo que cada quien hace podemos contribuir mucho. Primero para sacar adelante a nuestro país en esta difícil situación y, segundo, para seguir construyendo una Universidad cada vez más fuerte con la participación de todos.

“Tengo confianza en que seguiremos estas relaciones de trabajo entre el sindicato y la propia representación de la Universidad para seguir abonando en la construcción de esta gran institución que es la Universidad Autónoma Metropolitana”, concluyó el Secretario General.