La representación legal de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) presentó hoy, una vez más, al Sindicato Independiente de la institución (SITUAM) sus propuestas finales, en respuesta a los emplazamientos por incremento salarial y por cumplimiento al Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) y llamó a valorarlas y decidir el fin de la huelga que cumplió ya 80 días.

Al concluir la reunión conciliatoria entre ambas partes, el doctor José Antonio De los Reyes Heredia, secretario general de esta casa de estudios, declaró que corresponde a la organización gremial sopesar los ofrecimientos que tiene sobre la mesa y optar por levantar el movimiento.

“Hemos consultado a muchos miembros de la universidad, incluida la estructura de rectores, secretarios, directores de División y jefes de Departamento, que nos han hecho llegar opiniones positivas respecto de nuestros planteamientos”, aunque también hay críticas porque existe personal académico que señala la necesidad de disminuir plazas administrativas, todo lo cual conduce a reflexionar sobre el compromiso de reorganizar el trabajo universitario para atender las funciones sustantivas, subrayó.

El doctor De los Reyes Heredia ofreció una disculpa a los 58 mil 600 alumnos que se han visto afectados por esta situación y reafirmó que la UAM ha hecho su máximo esfuerzo, por lo que cuando “tengamos la oportunidad de reunir al Colegio Académico haremos un planteamiento que requerirá de la unión de la comunidad universitaria, que siempre ha salido adelante después de fenómenos de huelga”.

En este encuentro, la representación de la Universidad recibió cuatro documentos por parte del Sindicato: uno referente a la comisión mixta general de vigilancia de los procedimientos de ingreso y promoción del personal académico; otro relacionado con un proceso de recuperación salarial de los trabajadores administrativos; uno más sobre empleados con jornada especial y acumulada, y otro vinculado a un convenio UAM-SITUAM para atender la problemática de cumplimiento del CCT.

Al analizar las propuestas del SITUAM, de 35 puntos abordados “encontramos una insistencia por parte de éste en tres, en los que no podemos alcanzar acuerdos”, además de que en esta versión final “hemos hecho todo lo posible por incorporar a lo largo de más de seis reuniones todos los detalles que el organismo gremial nos ha planteado, incluidas 247 plazas, de las cuales 93 son de nueva creación”, así como un mecanismo para tratar el tema de materia de trabajo asociado estrechamente con la demanda de cumplimiento del CCT.

La Casa abierta al tiempo ha realizado un gran esfuerzo, al incorporar las observaciones hechas en la mesa y, “de manera respetuosa, explicamos el porqué no podemos despedir de manera masiva personal administrativo de confianza”, incluido en una lista presentada por el SITUAM en el segundo emplazamiento, para el proceso de análisis bilateral en el tema de materia de trabajo.

Tampoco hay acuerdo en cuanto a la coadministración de la Universidad, respecto de la cual “la Institución debe salvaguardar lo que le corresponde por legislación y que de alguna forma es complementaria del CCT”.

En la comisión mixta de vigilancia de ingreso y permanencia del personal académico, “esta casa de estudios ya ha considerado todo lo que puede y que ha solicitado el Sindicato, al igual que en materia de jornada especial y acumulada”.

En relación con el acuerdo sobre recuperación salarial, De los Reyes Heredia dijo que la UAM reitera su oferta de un mecanismo por el que –de manera bilateral– “definamos en el corto plazo cómo podemos resolver la situación” que impacte al tabulador de personal académico y administrativo de base. El único punto de desacuerdo aquí tiene que ver con la pretensión del Sindicato de otorgar diez por ciento de ajuste al tabulador de trabajadores de base y tres por ciento a académicos.

La Universidad no está en posibilidades de hacer esto, porque implicaría recursos por más de 150 millones de pesos anuales, en virtud de que el cálculo del organismo gremial no considera las prestaciones que necesariamente se deben tomar en cuenta, como un 60 por ciento adicional.

La UAM no es una fábrica donde haya una negociación mercantil y se estén escatimando las ganancias que tiene o deja de tener, sino que, por el contrario, “se ve afectada su función social y es lo que la comunidad –sobre todo la representación sindical– debiera tomar en cuenta al sopesar y ver los ofrecimientos que ya tiene sobre la mesa”.

El Secretario General subrayó que se trata de “buenos acuerdos que con el 6.45 por ciento de incremento al salario rebasan lo otorgado por otras instituciones que ya han pactado bilateralmente”.