Principal Cultura La UAM, comprometida con la incorporación de la perspectiva de género en...

La UAM, comprometida con la incorporación de la perspectiva de género en su normatividad

38
Compartir

La identificación de formas de agresión, prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia de género constituye una obligación para las instituciones educativas, por lo que la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) rechaza cualquier expresión de este fenómeno y está desarrollando políticas y medidas transversales para la incorporación de la perspectiva de género en la normatividad y prácticas institucionales, por lo cual el Colegio Académico de esta casa de estudios, en su sesión 464, integró una comisión para dicho fin.

El máximo órgano colegiado de la Institución también se manifestó en contra de cualquier “forma de segregación del uso del espacio público, limitación en el acceso a las oportunidades de desarrollo personal, profesional y académico”, así como de cualquier forma de atentar contra la equidad, la inclusión, las identidades, las diversidades y la pluralidad, “en las cuales se fundamenta la vida universitaria”.

Como instancia pública, la UAM asume el compromiso de atender la problemática de manera inmediata y con dicho fin han sido creadas unidades de atención en las sedes académicas.

En la Unidad Xochimilco, el Consejo Académico aprobó en su sesión 4.18 –del siete de mayo de 2018– la publicación de un Protocolo para la Violencia de Género, en cuya elaboración participaron más de 25 investigadoras de esta casa de estudios, muchas de ellas docentes del Posgrado en Estudios Feministas, además de representantes del personal académico, administrativo y de la comunidad estudiantil de la UAM.

Ese documento manifiesta el compromiso de diseñar e impulsar políticas y acciones que contribuyan a erradicar la violencia de género en los ámbitos que competen a su quehacer “y que pueden afectar a la comunidad universitaria”.

Los propósitos generales de dicho protocolo son ofrecer información precisa sobre las opciones de atención y solución a este tipo de casos a quienes integran la comunidad universitaria, así como establecer la ruta y los procedimientos precisos, en tiempo y forma, para que los responsables de atender la problemática ofrezcan atención oportuna, confidencial y de calidad a personas que decidan dar a conocer o presentar una queja por actos de violencia de género.

En la Unidad Lerma, de acuerdo con su Plan de Desarrollo Institucional 2015-2024, uno de los objetivos estratégicos es mantener un ambiente académico y laboral sano, de no discriminación y tomando en cuenta una perspectiva de género entre los miembros de la comunidad universitaria y se establece el compromiso con la preservación de un ambiente libre de hostigamiento y acoso sexual y laboral.

Como resultado de estas políticas se creó la Coordinación de Bienestar Universitario y Género y se publicó el Protocolo para la Prevención, Atención y Erradicación de la Violencia de Género, que tiene como objetivo promover una vida libre de este mal, integrando los avances conceptuales, jurídicos y de derechos humanos que posibiliten la “tolerancia cero” ante este fenómeno.

Esta iniciativa involucra a los órganos personales y colegiados e instancias de apoyo en la atención integral a las personas en situación de violencia, con apego a los principios del debido proceso y acceso a la justicia, y además de prevenir los actos generadores de este fenómeno.

En la Unidad Cuajimalpa se inauguró a principios de 2019 la Unidad Especializada en Igualdad y Equidad de Género, un espacio diseñado para atender denuncias relacionadas con el tema dentro del marco de los derechos humanos en la comunidad universitaria y que se enfoca en la prevención, sensibilización y concientización para la erradicación de este problema.

La Unidad Iztapalapa también cuenta con un Programa de Género y Derechos Humanos y existe una comisión encargada de la elaboración de un protocolo para atender este asunto y que está próxima a presentar el dictamen al Consejo Académico.

Otras políticas impulsadas en esa sede son el acompañamiento y la asesoría jurídica a mujeres de la comunidad universitaria en sus quejas o denuncias ante el Ministerio Público, así como la impartición de cursos de capacitación sobre el tema.

En la Unidad Azcapotzalco también se ha avanzado con la creación de la Comisión Género, Igualdad y Diversidad, que favorece un ambiente libre de violencia, la cual ha ido decreciendo.

Durante el Primer Encuentro Inter UAM contra la Violencia de Género, realizado en la Rectoría General de esta casa de estudios, los rectores de las cinco unidades académicas coincidieron en que gobiernos, sociedad e instituciones de educación superior deben asumir un papel activo para prevenir, visibilizar, sancionar y erradicar las conductas que propician esta violencia, garantizando que no exista forma alguna de intimidación contra las mujeres. Lo anterior implica el compromiso institucional para anticiparse a este fenómeno.