La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) realiza un esfuerzo responsable por conocer, prevenir y procurar reducir los impactos que el confinamiento por la pandemia de SARS-COV-2 tiene sobre la salud mental, en busca de preservar el buen estado físico, relaciones sanas y trabajo productivo, incluyendo la correcta formación de los alumnos y el buen aprovechamiento de sus estudios, aseguró el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Institución.

Al inaugurar la Primera Semana Universitaria de Bienestar Comunitario y Salud Mental: respuestas ante la COVID-19, señaló que a finales de febrero pasado ante la inminente llegada de la pandemia a México, la Casa abierta al tiempo convocó a un grupo interdisciplinario de expertos que aportara sus conocimientos sobre los posibles problemas sanitarios en general y las huellas que tendría en la Universidad, que derivó en la creación de la Comisión Interinstitucional de Prevención ante la Pandemia de Coronavirus.

A partir del 17 de marzo destacan varias líneas de acción, entre ellas la formalización de un convenio con el Instituto Nacional de Medicina Genómica, con el fin de apoyar a la comunidad mediante el acceso a pruebas confirmatorias del virus SARS-CoV-2, que serán cubiertas por la Universidad como parte del compromiso de la UAM.

También han acopiado materiales sobre información y educación en ese campo para su difusión desde la página de UAM Virtual y está en proceso un modelo que incluye datos geográficos epidemiológicos para presuponer el riesgo en cada Unidad universitaria en función de su entorno.

“Esta comisión de especialistas ha impulsado además la formación de redes de salud UAM internas y externas que contemplan atención psicológica, prevención de violencia de género y orientación médica; de ésta derivó la subcomisión que se ha ocupado del tema de bienestar comunitario y salud mental”.

El doctor Peñalosa Castro agregó que se han elaborado alternativas pospandemia para el retorno en las mejores condiciones de la colectividad integrada por cerca de 65 mil personas entre alumnos, académicos y trabajadores administrativos a las instalaciones de la UAM, siempre y cuando las autoridades competentes lo permitan.

Este momento histórico implica no sólo implementar esquemas tecnológicos emergentes para cumplir con las funciones sustantivas y los requerimientos administrativos, sino ser sensibles y enfrentar diversos retos, uno de ellos, determinante: “procurar el bienestar de nuestros miembros que se vincula con el desarrollo humano, donde la salud mental es un factor clave”.

Como parte del Conversatorio Acciones institucionales en bienestar y salud mental para apoyar a la comunidad UAM ante la pandemia –moderado por el alumno Daniel Monte Alegre– los doctores Fernando Ortiz Lachica, Raquel Güereca Torres, Álvaro Julio Peláez Cedrés y las maestras Martha Hanel González y Eugenia Vilar Peyri, abordaron los servicios, ayudas y talleres que hasta el momento son promovidos desde cada una de las cinco sedes académicas.

La maestra Hanel González, coordinadora de Docencia de la Unidad Azcapotzalco, manifestó que además de la Sección de Orientación Educativa y Servicios Psicopedagógicos; actividades deportivas; servicio médico y la Unidad de Género y Diversidad Sexual, se creó la plataforma digital contingencia COVID- 19 que cuenta con la pestaña especial Orientación psicológica para el PEER, en la cual hay infografías con materiales de apoyo pedagógico y emocional.

Al ser una Unidad sin División de Ciencias Biológicas y de la Salud, desde la Sección de Orientación Psicopedagógica ofrece un conjunto de micro talleres de hora y media de duración y pláticas de salud psicoemocional, que abordan estrategias de aprendizaje y administración del tiempo, además de asesorías remotas para estudiantes en situación de crisis que son canalizados a organismos de respaldo.

El doctor Álvaro Julio Peláez Cedrés, secretario de la Unidad Cuajimalpa, explicó que la táctica diseñada durante la crisis sanitaria da continuidad al Proyecto Universitario para Alumnos Saludables (PUERTAS) en colaboración con el Instituto Nacional de Psiquiatría y la Universidad de Harvard, que tiene como objetivo general estudiar a la población universitaria en torno al problema del suicidio.

Dicha iniciativa tiene alrededor de tres años y durante ese tiempo “se han hecho dos presentaciones de resultados que revelaron datos preocupantes que llevaron a la sede a incrementar el servicio de atención psicológica y vincularlo con los problemas de género, nutrición y asuntos de naturaleza sexual”.

Actualmente se cuenta con una psicóloga del servicio médico, una licenciada en nutrición y una en sexología; también se sumó un médico psiquiatra que atiende y canaliza los casos que presentan alguna tendencia más complicada.

A partir de la incidencia de la pandemia y la serie de fallecimientos ocurrida entre familiares y miembros de la comunidad, se cuenta con una psiquiatra especializada en tanatología, que imparte cursos colectivos para miembros de la Unidad y vecinos de la zona, además de talleres que se dictan a través de la Unidad de género y una psicóloga que atiende casos vinculados a la violencia contra la mujer; hemos tratado de combinar todo esto con un equipo de trabajo en torno a todos los factores que inciden en la salud mental de nuestra colectividad”.

El doctor Ortiz Lachica, responsable del Programa de Apoyo y Orientación Psicológica de la Unidad Iztapalapa, explicó que la Coordinación de Servicios Integrados para el Bienestar (COSIB) –creada hace más de 10 años– cuenta con los servicios médico; Clínica del Sueño; Estomatología; Acupuntura y Fitoterapia; Jóvenes, Sexualidad y Salud Reproductiva; nutrición; actividades deportivas y recreativas; apoyo y orientación psicológica.

Además cuenta con la Línea UAM de Apoyo Psicológico por Teléfono –con 15 años de existencia– que atiende vía telefónica y por chat entre 15 y 20 usuarios al día; 70 por ciento de los cuales son mujeres que buscan soporte en casos de ansiedad, depresión, violencia de género e intentos suicidas.

“En el programa de Apoyo y Orientación Psicológica en el trimestre pasado se atendieron a 90 personas en psicoterapia de la Unidad Iztapalapa, 14 de otros campus, 120 externas –en su mayor parte, familiares y ex alumnos de la Unidad– también se imparten talleres virtuales abiertos a todos los interesados entre los que destacan Cómo tener relaciones de pareja sanas;  Emociones en la pandemia y la conferencia más vista en las redes sociales Cómo dar un abrazo a la distancia en momentos de duelo.

La doctora Raquel Güereca Torres, coordinadora de Bienestar Universitario y Género de la Unidad Lerma, señaló que se han implementado estrategias desde la rectoría de Unidad y las divisiones académicas. “Nos dimos cuenta de que la sociabilidad es imprescindible y de que la interacción escolar y académica debía retomarse de la mejor manera para lo cual se enfrentaron los retos de la infraestructura tecnológica y la habilitación informática y digital de nuestras comunidades”.

De acuerdo con la investigadora se desarrolló primero una maniobra de comunicación social para conocer qué es el COVID-19 y cuáles son las medidas sanitarias y preventivas durante el aislamiento en la Universidad y en el transporte público y privado.

Entre las acciones dirigidas al personal académico y al alumnado destacó los cursos de capacitación para el uso de las plataformas virtuales, la creación de los webinarios y los espacios para mantener y recuperar parte de la discusión docente a distancia.

“También la difusión del repositorio institucional, la biblioteca digital y los recursos para la educación remota, así como el impulso por parte de la Rectoría y la Secretaría de la Unidad de habilidades de actuación específicas para defender estas labores”.

La maestra Vilar Peyri, profesora del Departamento de Educación y Comunicación de la Unidad Xochimilco, subrayó la labor realizada desde la Licenciatura en Psicología mediante una propuesta de intervención desde un abordaje psicosocial, en el que los estudiantes participan en un intercambio activo, de escucha y acompañamiento.

“Profesores y estudiantes del último año de la licenciatura y maestría en Psicología Social de Grupos e Instituciones acordamos la implementación de un programa en el que un conjunto de jóvenes colabora vía telefónica apoyando y acompañando a la comunidad; abriendo espacios en los que se reconozca al otro y sus conflictos, y promoviendo otras maneras de afrontar; este grupo recibió de nuestra parte una capacitación exhaustiva”.

Durante todo el proceso, los docentes asesoran estas actividades y cada uno tiene bajo su responsabilidad tres o cuatro alumnos con quienes están en constante comunicación; desde el punto de vista de infraestructura, la Unidad Xochimilco otorgó 18 líneas telefónicas exclusivas por medio de las cuales los solicitantes se ponen en contacto.

La Primera Semana Universitaria de Bienestar Comunitario y Salud Mental se llevará a cabo de manera virtual hasta el viernes 30 de octubre con la participación de expertos de la Casa abierta al tiempo y de otras instituciones de educación superior en conferencias magistrales y conversatorios.