Como parte de las actividades de la 41 Feria Internacional del Libro en Palacio de Minería, se presentó el libro La traición oral de las comunidades mazahuas del Estado de México: narrativa de la percepción del entorno natural y sobrenatural del doctor David Figueroa Serrano y en compañía del coordinador, Carlos Alberto Flores Armeaga.

El doctor Serrano en conjunto de un equipo de investigación recuperaron la tradición oral en diferentes comunidades mazahuas del Estado de México. La obra está compuesta de cuatro ejes que van de la tradición oral, las tradiciones como relatos mitológicos , la visión interpretativa de la tradición oral  y la continuidad oral en las comunidades mazahuas.

En palabras del coordinador, el texto “nos recuerda que las comunidades indígenas del Estado de México a lo largo de toda su historia y de todo este tiempo han adquirido diferentes fisonomías de acuerdo a las condiciones  geográficas, históricas, políticas, económicas, sociales y ellos las han transformado, además de que positivamente las han favorecido para sus efectos de desigualdad social, bajos niveles educativos, escasez de la cobertura de los servicios básicos como la salud, y son motivos que han orillado a la población sufra” Todo esto recordó a los ponentes los grandes procesos de migración que han tenido las comunidades.

El doctor David resaltó la importancia de estas comunidades al rescatar la tradición oral, ya que se presenta de forma consciente en la obra, Armeaga dice que el propósito de este “se centra en analizar las prácticas culturales que reflejan las cosmologías, caracterizadas por el medio ambiente a partir de valores no meramente económicos”.

El libro habla sobre las cosmovisiones dominantes en el que se pueden identificar versiones de relatos míticos que muestran el pensamiento mesoamericano manteniendo el pasado y el presente, resaltaron que “las presentes historias contadas por los propios pobladores se puede vincular a la naturaleza por que en ellas se habla de  entidades que viven en el agua y se manifiestan en seres humanos y/o animales, así que incluso podremos encontrar relatos de carácter moralizante”.

Algo que Figueroa pudo identificar en las comunidades mazahuas fue “la relevancia que tiene el agua, ellos la construyen como una visión humanizada”.

Este libro fue un gran trabajo que tiene como coautores a las comunidades mazahuas porque los relatos y la información son de ellos.  Asimismo de los traductores que se comprometieron en traducir de su lengua mazahua a español y viceversa.

Para finalizar el autor dijo que su libro “no es sólo una recopilación de corpus  sino que está enfocado en hacer un análisis fundamental teórico que les permita dar una explicación de cómo se identifica la naturaleza desde una  ontología relacional”.