Principal Internacional La tercera parte de los niños menores de 5 años padece malnutrición

La tercera parte de los niños menores de 5 años padece malnutrición

81
Compartir

Un nuevo informe de UNICEF revela que 200 millones de menores de 5 años están malnutridos o son obesos debido a una mala alimentación exacerbada por factores como la pobreza, la urbanización o el cambio climático.

Un tercio de los menores de 5 años, es decir 200 millones de niños, sufre las consecuencias de una mala dieta y de un sistema alimentario que no sirve a toda la población por igual. Además, cerca de dos terceras partes de los niños entre seis meses y 2 años no reciben los nutrientes que necesitan para su crecimiento.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) advirtió este martes que esta mala nutrición provoca retrasos o daños al desarrollo cerebral, debilita la capacidad de aprendizaje, reduce el sistema inmunológico y coloca a los niños en un alto riesgo de contraer infecciones que a menudo les causan la muerte.

El informe El estado mundial de la infancia: niños, alimentos y nutrición 2019 alerta también sobre el avance del sobrepeso y la obesidad como una cara alarmante de la malnutrición que afecta a unos 40 millones de menores de 5 años.

La pobreza es la causa principal del mal estado de la nutrición, según palabras de la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore: “Pese a todos los progresos tecnológicos, culturales y sociales de las últimas décadas, hemos perdido de vista el hecho más básico: si los niños tienen una dieta pobre es porque su vida es pobre. Millones subsisten con dietas malsanas simplemente porque no tienen una mejor opción”, apuntó.

En este sentido, Fore consideró que se debe cambiar la manera de entender y responder a la malnutrición. “No se trata de solamente de dar a los niños suficiente comida, se trata de darles los alimentos adecuados. Ese es nuestro gran reto.”

Máscara del hambre

El informe indica que el sobrepeso y la obesidad ganan terreno en todos los continentes a un ritmo acelerado y subraya que este fenómeno puede llegar a enmascarar el hambre y la falta de nutrientes esenciales para el desarrollo de los niños hasta que es demasiado tarde para remediarlo.

UNICEF prevé que esta tendencia continuará y refiere que ningún país ha reducido los niveles de sobrepeso y obesidad en los últimos 20 años.

El estudio recuerda que los malos hábitos alimenticios empiezan desde los primeros días de vida. Como ejemplo refiere que si bien la leche maternal puede salvar vidas, sólo el 42% de los bebés menores de seis meses son alimentados exclusivamente por amamantamiento y que cada vez más infantes se alimentan con fórmula. De 2008 a 2013, las ventas de leche en fórmula para bebés se incrementaron un 72% en los países de renta media alta como Brasil, China y Turquía, sobre todo debido la desinformación y a políticas inadecuadas para promover la lactancia materna.

También es común que cuando los niños pasan de la leche a los alimentos sólidos, se les proporcionen alimentos inapropiados. El resultado es que casi el 45% de los menores de 2 años no come frutas ni verduras y cerca del 60% no come huevo, lácteos, pescado o carne.

UNICEF señala que a medida que crecen, los niños están cada vez más expuestos a alimentos poco saludables, principalmente a causa de la publicidad, y consumen alimentos ultra procesados, comida rápida y bebidas azucaradas.

La obesidad y el sobrepeso son consecuencia de este fenómeno. Los datos de UNICEF reportan que de 2000 a 2016, la proporción de sobrepeso en los menores entre 5 y 19 años aumentó de 10 a 20%.

Causas y soluciones

El informe destaca que las comunidades más pobres y marginadas son las que sufren mayor malnutrición infantil.

Los desastres relacionados con el clima también tienen peso en la mala nutrición ya que causan crisis alimentarias graves y encarecen los precios de la comida, además de perjudicar la calidad de los productos agrícolas.

Para buscar una solución a todas las formas de malnutrición, UNICEF llamó a los Gobiernos, el sector privado, los donantes, las familias y los negocios a ayudar a que los niños crezcan sanos informando y alentando a las familias, los niños y los jóvenes a consumir alimentos nutritivos

Abogó asimismo por la utilización de las legislaciones que han tenido éxito para disminuir la demanda de alimentos, como ha ocurrido con los impuestos a las bebidas azucaradas.

Llamó también a los proveedores de alimentos a incentivar la comida sana a precios asequibles y pugnó por un etiquetado claro y preciso, así como por controles estrictos de la comercialización de los alimentos no saludables.

Los números

  • 149 millones de niños están retrasados en el crecimiento o son muy pequeños para su edad
  • 50 millones de niños padecen emaciación, es decir, son muy delgados para su estatura
  • 340 millones de niños -o la mitad de ellos- sufren deficiencias de vitaminas y nutrientes esenciales, como la vitamina A y el hierro
  • 40 millones de niños tienen sobrepeso o son obesos