La Suprema Corte debe ajustar el derecho a la realidad social: Yasmín Esquivel Mossa

El Claustro Nacional de Doctores Honoris Causa confirió a la doctora Yasmín Esquivel Mossa, ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el título de Doctora Honoris Causa, así como la distinción de formar parte de esta prestigiada organización.En la ceremonia respectiva, Esquivel Mossa agradeció el reconocimiento a los miembros del Consejo Rector de esa institución, presidida por el doctor Roberto Vidal Méndez.
Durante su intervención, la integrante del máximo tribunal del país hizo hincapié en los temas y aspectos pendientes derivados de la reforma en materia de derechos humanos del año 2011: “trajo consigo una profunda transformación de nuestro sistema jurídico, dando paso a un nuevo modelo de control constitucional y, en efecto, de interpretación del derecho, que ha impactado y permeado los criterios emitidos por el Pleno y las Salas del Alto Tribunal, y que debe seguirlo haciendo”. En ese sentido, resaltó la importancia de no perder de vista, en todos los órdenes, Poderes públicos y órganos del país, que esta transformación constitucional estructural incorporó, tanto los derechos humanos, como los principios jurídicos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado mexicano forma parte, con todo lo que ello implica.
Yasmín Esquivel destacó que, en esta década, la sociedad mexicana ha atestiguado grandes cambios, pues ha vivido la alternancia en el poder de tres distintas fuerzas políticas, lo que, entre más, ha derivado en diversas reformas constitucionales relevantes, la creación de nuevas leyes y la modificación de varios ordenamientos. Asimismo, advirtió que ha habido cambios trascendentales en no pocas entidades de la Administración Pública Federal y se han implementado diversas políticas públicas innovadoras. Todo ello “revela la influencia e interdependencia del Derecho en el cambio o para el cambio social”, puntualizó.
Finalmente, quien hasta hace apenas unos meses fungiera como presidenta del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, resaltó que el quehacer jurisdiccional que corre a cargo de la Suprema Corte tiene una función fundamental para ajustar el Derecho a la realidad social, pues armoniza a la Constitución con las exigencias y necesidades de la sociedad, sus valores y principios. “A partir de ese hecho, es vital resolver los graves problemas que afectan a los mexicanos, como la corrupción, la inseguridad, la impunidad y la desigualdad, para lograr un orden equitativo y más justo”, afirmó.