Principal Internacional La solidaridad de Paquistán con los refugiados es extraordinaria, destaca Guterres

La solidaridad de Paquistán con los refugiados es extraordinaria, destaca Guterres

52
Compartir
[bsa_pro_ad_space id=1]

Paquistán es el segundo país anfitrión del mundo en acoger refugiados y lo ha hecho durante más de 40 años, un extraordinario ejemplo que el resto del mundo debería seguir, según el titular de la ONU.

«Trabajar para encontrar soluciones para el pueblo afgano no es sólo un signo de solidaridad, sino que redunda en beneficio del mundo», ha asegurado este lunes durante una rueda de prensa el Secretario General de la ONU, que se encuentra de visita en Pakistán y donde pidió un nuevo impulso para lograr la paz en Afganistán.

António Guterres estaba acompañado por Filippo Grandi, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), quien destacó que tanto Paquistán como Irán, han acompañado a los refugiados afganos en «tiempos amargos de penurias y pérdidas, nuevos conflictos e incertidumbre».

«Y a través de años de esfuerzos por reconstruir una nación fracturada y asegurar el futuro pacífico que el pueblo de Afganistán merece», añadió.

Un modelo ejemplar de 40 años de duración

Guterres destacó que Paquistán ha acogido a refugiados afganos durante 40 años y que, desde el año 1979, fue durante mucho tiempo y sistemáticamente el país anfitrión con más refugiados a nivel mundial.

«Aunque desde esa fecha lamentablemente han estallado importantes conflictos en otras partes del mundo y se ha disparado la población de refugiados, Paquistán es actualmente el segundo país del mundo en cuanto a acogida de refugiados», dijo.

Grandi señaló que actualmente Paquistán e Irán acogen al 90% de los refugiados afganos registrados en todo el mundo, unos 2,4 millones de personas. A esta cifra hay que añadirle la migración laboral temporal y otras formas de movimiento transfronterizo en la subregión, lo que significa que ambas naciones también acogen a grandes poblaciones de afganos no refugiados.

Pesa a los desafíos inherentes en Paquistán, el país asiático protege a los refugiados mediante el uso de tecnología innovadora y muchas de sus iniciativas son reconocidas como modelo de buenas prácticas a nivel internacional.

Entre ellas se incluyen el registro biométrico, el acceso al sistema nacional de educación, la atención sanitaria y la integración en la economía.

El Secretario General indicó que la ONU trabaja con las autoridades paquistaníes en apoyo a los refugiados afganos, mediante la puesta en marcha de proyectos de ayuda y desarrollo en todo el país, y también ayudando a los afganos a regresar a sus hogares.

Afganistán tiene un camino difícil por delante

«Sabemos que la solución está en Afganistán», dijo Guterres, quien señaló que a medida “que se prolonga» este conflicto de larga duración son claramente evidentes sus graves repercusiones, la pobreza y el desplazamiento forzoso.

Haciéndose eco de ese sentimiento, Grandi explicó que, en el transcurso de los combates en Afganistán, «el conflicto, la sequía y otros peligros naturales desplazaron sólo el año pasado a más de 400.000 personas dentro del país; y que únicamente 8000 refugiados pudieron regresar a sus hogares gracias al programa de repatriación voluntaria».

A continuación, Guterres reiteró que la solución preferida por los refugiados a largo término siempre fue la repatriación voluntaria, en condiciones de seguridad y dignidad, a su país de origen. Lo mismo ocurre con los refugiados afganos.

«La búsqueda de soluciones para el pueblo afgano no es sólo un signo de solidaridad; es lo que más interesa al mundo», dijo.

A lo que Grandi añadió: «Trabajar para encontrar soluciones es todavía más importante en cuanto continúan los esfuerzos para revitalizar el proceso de paz en Afganistán y, con esperanza, cobran impulso. El desplazamiento de afganos sólo puede solucionarse mediante la paz, y la paz se reforzará si se resuelve el desplazamiento forzoso».

«Como ambos dijimos, los retornos a Afganistán han alcanzado un mínimo histórico. No se puede abandonar a Afganistán y su pueblo. Ahora es el momento para que la comunidad internacional actúe y cumpla», declaró el jefe de la ONU.

«Nuestros esfuerzos en materia de retorno y reintegración -liderados en gran medida por ACNUR- se ajustan al Marco Nacional de Paz y Desarrollo de Afganistán», explicó el Secretario General.

Añadió que la ONU trabaja de forma conjunta con una Plataforma de Apoyo específica por región que ayuda a la repatriación voluntaria y a la reintegración sostenible de los refugiados en Afganistán, a la vez que proporciona ayuda a los refugiados y a sus comunidades de acogida tanto en Pakistán como en Irán.

«Los esfuerzos de paz que conduzcan a negociaciones entre afganos allanarán el camino, pero la paz y la seguridad sostenibles dependen de una mejor integración de nuestro trabajo en los esfuerzos humanitarios, de desarrollo y de paz», dijo Guterres, añadiendo: «Si lo hacemos bien, este trabajo puede ser un modelo para el resto del mundo».

Fortalecer el mantenimiento de la paz

Posteriormente, en el Centro para la Paz y la Estabilidad Internacionales de Islamabad, Guterres rindió homenaje al heroico personal de mantenimiento de la paz paquistaní que sacrificó su existencia “para proteger la vida de algunas de las poblaciones más vulnerables del mundo”

Paquistán es actualmente el sexto máximo contribuyente de tropas y policía de las fuerzas de paz de la ONU. Más de 4000 efectivos sirven en nueve operaciones de paz de las Naciones Unidas, entre ellas algunas de las más peligrosas como las misiones en la República Centroafricana y en Malí.

«Los oficiales pakistaníes cumplen un papel importante como comandantes de las fuerzas y jefes de estado mayor, y Pakistán contribuye con equipos esenciales, como una unidad de helicópteros en Malí», dijo Gueterres, para luego señalar que la nación asiática fue la primera en respaldar la Declaración de Compromisos de  la iniciativa Acción por el Mantenimiento de la Paz.