En seguimiento a la instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Relaciones Exteriores ha asumido como tarea primordial colaborar con las autoridades migratorias mexicanas para garantizar la protección de los derechos humanos de la población migrante en tránsito, con especial atención al cuidado de la población más vulnerable.

A través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), se impulsa el desarrollo integral en la región con una visión de la migración basada en el Pacto Global firmado en Marrakech y en línea con el Plan de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México. En colaboración con el Instituto Nacional de Migración (INM) y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), se ha iniciado un proyecto de cooperación para mejorar las condiciones en las que el Gobierno de México recibe a las personas migrantes extranjeras.

Este proyecto tiene dos vertientes principales: favorecer la protección del interés superior de niñas y niños migrantes no acompañados, así como mejorar las condiciones de espera en los centros y albergues migratorios. En una primera etapa, dichas acciones tienen lugar en los estados del sur del país.

En el caso de los centros migratorios, a través de la AMEXCID, se implementan acciones concretas en los centros migratorios Siglo XXI, en Tapachula, así como en los ubicados en Acayucan, Veracruz, y Tenosique, Tabasco. Entre las múltiples acciones que tienen lugar en los tres centros, destacan las siguientes:

  • Instalación de mallas sombra para facilitar el uso de los patios, así como cambio e instalación de la planta de luz, evitando interrupciones en iluminación y servicios en la estación migratoria Siglo XXI.
  • Construcción de un pozo para asegurar el abastecimiento de agua, mejora de la red sanitaria y construcción de baños en el centro migratorio de Acayucan, con el objetivo de mejorar las condiciones de higiene.
  • Instalación de un sistema de aire acondicionado en la estación de Tenosique, que se caracteriza por climas calurosos a lo largo del año.

La inversión de AMEXCID en estos centros no se reduce a la infraestructura. La agencia de cooperación ha puesto en marcha brigadas para identificar áreas de oportunidad. En coordinación con las autoridades de cada uno de los centros, se construyeron procesos más eficientes y confiables para disminuir el rezago en el procesamiento de solicitudes. Además, las brigadas fortalecieron los canales de suministro de alimentos y medicamentos, facilitaron el contacto con los consulados y embajadas más cercanos y disminuyeron el tiempo de espera de los migrantes en las estaciones del INM. Estas acciones son un punto de arranque para la promoción de actividades de cooperación que permitan mejorar la calidad de vida de las personas migrantes albergadas en México.

Como parte de la segunda fase de implementación de este proyecto, se busca continuar con la rehabilitación de las estaciones migratorias en la frontera norte, comenzando con Hermosillo y Monterrey.

Finalmente, en materia de atención a menores no acompañados, la Secretaría de Relaciones Exteriores apoyará al Sistema de Desarrollo Integral para la Familia (DIF) con grupos multidisciplinarios que agilizarán el análisis de las solicitudes de menores de edad en distintas etapas del proceso migratorio. Además, se realizarán tareas de mejora de infraestructura en el Albergue Municipal para Niñas y Adolescentes del DIF municipal de Tapachula y en el Albergue Temporal para Menores Migrantes Viva México, en la misma ciudad. Ambos albergues serán rehabilitados en su totalidad a través de mejoras en la red sanitaria, las áreas de juego, el sistema de aire acondicionado, los dormitorios y los espacios lúdicos.

Con estas acciones, la Secretaría de Relaciones Exteriores reitera su compromiso con las autoridades en la materia para la mejora de las condiciones en las instalaciones para las personas migrantes y la protección de los derechos humanos.