La Secretaría de Economía cambió de titular pero no de rumbo, México sigue sin un plan integral de reactivación: Movimiento Ciudadano

El pasado martes, la Secretaría de Economía presentó en conferencia de prensa un plan de reactivación económica para México ante la crisis por el COVID-19. Contrario a lo que esperábamos, en Movimiento Ciudadano creemos que el planteamiento resulta insuficiente, y no dista de las actividades que ordinariamente desempeña la Secretaría, con o sin pandemia.

El supuesto plan de reactivación económica se desarrolla en cuatro ejes fundamentales, apegados al Plan Nacional de Desarrollo de 2019. Ni el Presidente de la República, ni la nueva titular de la Secretaría han entendido que México no puede seguir aplicando las mismas medidas de hace dos años para una crisis económica sin precedentes: lo que necesitamos son medidas extraordinarias, con el único propósito de sacar a México de los estragos de la pandemia.

Por otra parte, el plan no da alternativas para las 12 millones de personas que se quedaron sin empleo o redujeron sus ingresos; tampoco para la mitad de las familias mexicanas que sobreviven gracias a la informalidad. La única medida extraordinaria consiste en otorgar 60 mil créditos a pequeñas empresas, sin considerar que más de un millón de Pymes desaparecieron por la pandemia, y miles más están en la cuerda floja.

Ante este escenario, en Movimiento Ciudadano estamos seguros que es necesario implementar una estrategia de reactivación económica que atienda las necesidades más apremiantes de las y los mexicanos, y otorgue facilidades fiscales a pequeñas y medianas empresas.

Como lo propusimos al inicio de la pandemia, la Secretaría de Economía debe crear un ingreso vital para quienes hayan perdido sus empleos por la COVID-19, así como un seguro de desempleo como una política pública permanente en México. Ahora más que nunca, hay que alentar la constitución de empresas formales a través de reformas laborales adecuadas que garanticen su permanencia; hacer lo contrario implicaría engrosar, aún más, las filas de la pobreza y la desigualdad.

Restaurantes, tortillerías y MiPymes no sobrevivirán únicamente con créditos; el Gobierno Federal debe ofrecer un programa de apoyos y estímulos fiscales extraordinarios que les ayuden a sostener su nómina y a mantenerse en pie incluso después de la pandemia.

La única manera en que México podrá salir adelante, es que el Presidente de la República y la Secretaría de Economía, escuchen al sector empresarial, a los trabajadores y a las millones de personas que han quedado desamparadas por la pandemia, sobre todo, que dejen a un lado las improvisaciones y propongan una estrategia económica extraordinaria, para hacerle frente a una crisis extraordinaria.