Principal Cultura La Sala de Arte Público Siqueiros, 51 años de enlazar la modernidad...

La Sala de Arte Público Siqueiros, 51 años de enlazar la modernidad mexicana con el arte contemporáneo

92
Compartir

Con la misión de preservar, difundir y contribuir a la investigación del legado de David Alfaro Siqueiros, custodiar las obras de caballete y los murales in situ, además de llevar a cabo exposiciones históricas y contemporáneas, así como ensayos con metodologías pedagógicas para vincularse con públicos diversos, la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS), del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), cumple 51 años este 29 de enero.Aquel día de 1969, Siqueiros celebró la apertura de su casa al público. Ubicado en las inmediaciones del Bosque de Chapultepec, el artista se mudó al inmueble en 1960 con su familia. Buscaba estar cerca del Museo Nacional de Historia, en el Castillo de Chapultepec, donde pintó el mural Del Porfirismo a la Revolución (1958-1966).
Siqueiros habitó la casa un breve periodo porque, de agosto de ese año a julio de 1964, estuvo en la cárcel de Lecumberri. En 1965, a los pocos meses de haber recuperado su libertad, el muralista y su esposa se trasladaron a Cuernavaca para trabajar en La Tallera, donde elaboró los paneles de asbesto del Polyforum.
Durante cuatro años el maestro hizo varias visitas a la Ciudad de México, por lo que su residencia en la calle que actualmente se llama Tres Picos fue su estudio ocasional. Finalmente abrió su casa con el nombre de Sala de Arte Público, con lo cual también definió la vocación del nuevo espacio.
Desde entonces, la institución se ha dedicado a la difusión del carácter público del arte, a la presentación de obras que relacionan el arte con la política, que experimentan con materiales y técnicas, y que resultan de procesos colaborativos de trabajo. Se trata, además, de un espacio que ha buscado enlazar la formación de la modernidad mexicana con el arte contemporáneo nacional e internacional.
Cabe precisar que la Sala de Arte Público integra el binomio Proyecto Siqueiros. Fundada también por el muralista en 1965, en la que fuera su casa-taller en Cuernavaca, Morelos, La Tallera es la otra parte. Juntas buscan posicionarse como una entidad que promueve prácticas y estrategias artísticas contemporáneas afines a la dimensión pública del arte, su carácter social y la inmersión en lo político, que dan cabida a la experimentación con nuevos formatos y a lecturas expositivas y pedagógicas diversas.
La SAPS, dentro de la Red de museos del INBAL
El 12 de diciembre de 1973, 25 días antes de morir, Siqueiros donó al pueblo de México la Sala de Arte Público y La Tallera. El deseo de Siqueiros fue que en sus casas se preservaran y difundieran sus obras e ideas, y que fueran centros de análisis y de experimentación para el arte público del porvenir. El artista también donó una colección de obra que incluye pinturas, bocetos y grabados, un importante archivo fotográfico y documental y una amplia biblioteca, reunidos en su domicilio de la Ciudad de México.
Angélica Arenal, viuda del artista, asumió en 1974 la dirección de la SAPS. Llevó a cabo una importante readaptación: mandó cubrir el jardín trasero para convertirlo en auditorio de usos múltiples que al incluir una cabina de proyecciones también funcionaría como cineclub.
Junto con la salud de Angélica, las condiciones de la Sala y del legado se fueron deteriorando. En noviembre de 1988, la Sala cerró para dar paso a la remodelación del inmueble, que consistió en la construcción del segundo piso. Los trabajos concluyeron en febrero de 1989. Un año antes de la muerte de Angélica (1989), el legado del muralista se encontraba en declive. El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) asumió entonces la responsabilidad de cuidar tanto la Sala como La Tallera.
Nueva etapa de la SAPS
De abril de 2019 a la fecha, la SAPS se encuentra en una nueva etapa, en la cual fortalece el diálogo con comunidades artísticas, académicas y públicos heterogéneos. Su labor pedagógica sigue el compromiso social cívico que defendió Siqueiros y que hoy se refleja en actividades que promueven la inclusión social, la diversidad cultural y la igualdad.
La visión pedagógica, social y colaborativa señalada por Siqueiros como sustantiva en la ética del artista ciudadano guía las acciones de mediación y los programas para públicos diversos.
Exposiciones y ensayos curatoriales, programas académicos, actividades que fomentan la producción artística y el pensamiento crítico, así como espacios de socialización constituyen las plataformas con las que tanto la SAPS como La Tallera atienden los derechos culturales de la ciudadanía.
Las exposiciones individuales o colectivas, presentadas actualmente por la SAPS, parten de la revisión de documentos de archivo y de la comisión de proyectos de arte contemporáneo; son también foros para actividades sonoras y performativas. Algunas de estas exposiciones suelen abarcar también la fachada, a modo de enlace entre el exterior y el interior del inmueble.
Por otra parte, las exposiciones historiográficas presentan obras de la colección, así como piezas del Centro de Investigación y Documentación Siqueiros, ubicado en la SAP, y de otras instituciones y particulares, junto con selecciones de obras o bien comisiones de arte contemporáneo. En tanto, las exposiciones integrales abarcan las dos sedes de Proyecto Siqueiros, configurando un modelo expositivo que tiene lugar simultáneamente en dos ciudades.
En octubre de 2019, la SAPS presentó los dos primeros ejercicios de su nueva Plataforma pedagógica: Laboratorio de mediación. Colección Proyecto Siqueiros y Siqueiros pedagogo, que combinan el formato expositivo, basado a su vez en investigaciones académicas, con actividades pedagógicas para vincularse con públicos diversos.
El nuevo plan de trabajo incluye en sus líneas de acción el fortalecimiento de la difusión de la obra del maestro Siqueiros, también a partir de la creación de un nuevo programa editorial que revise su legado teórico, textos y formatos periódicos de circulación de manifiestos; asimismo busca difundir nuevas investigaciones en torno a los conceptos centrales de su pensamiento, como fuera la función pública del arte; integrar muestras itinerantes, así como revisar y exponer de manera continua, tanto en la SAPS como en La Tallera, obras del acervo plástico.
Cabe mencionar que el 10 de diciembre de 2019, bajo este plan, se inauguró, la primera muestra itinerante titulada David Alfaro Siqueiros. La marcha de la humanidad. Última etapa de producción 1965-1971, en el Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Monterrey, donde estará hasta mayo del presente año.