Estados Unidos devolverá la obra literaria de 3500 años de antigüedad que fue saqueada de un museo iraquí en 1991 e introducida de forma fraudulenta al mercado de arte estadounidense. La agencia para la educación y la cultura recuerda que el tráfico ilícito de arte es una fuente de financiamiento para grupos terroristas y criminales.

Iraq recuperará el próximo día 23 la Tabla de Gilgamesh, una pieza excepcional que dataría por lo menos del año 1500 a.C. y que constituye una de las obras literarias más antiguas de la historia.

La también llamada Tabla del Sueño de Gilgamesh se encuentra en Estados Unidos, donde fue incautada por el Departamento de Justicia en 2019, luego de haber llegado al país de forma fraudulenta en 2007.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) calificó el suceso como “una victoria” importante en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales.

Obra épica sumeria

La Tabla de Gilgamesh está hecha de arcilla e incluye inscripciones en sumerio, la lengua de una civilización de la antigua Mesopotamia.

El objeto histórico contiene parte del poema la Epopeya de Gilgamesh, una de las historias épicas reflejadas en el Antiguo Testamento de la Biblia, lo que la convierte en uno de los textos religiosos más antiguos del mundo.

La pieza era parte del acervo de un museo de Iraq saqueado durante el conflicto de 1991 en ese país. Su restitución se aúna a la repatriación voluntaria a Iraq por parte del gobierno estadounidense en julio pasado de 17.000 objetos saqueados en las últimas décadas.

Años de cooperación

La UNESCO destacó que la restitución, que se llevará a cabo en un acto oficial en Washington, D.C., supone la culminación de años de cooperación entre Estados Unidos e Iraq, ambos firmantes de la Convención de 1970 que brinda a los países un marco legal y práctico para prevenir el tráfico ilícito de bienes culturales. El instrumento también estipula que los objetos que se recuperen deben regresar a su lugar legítimo.

La directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, aseveró que la devolución de ese objeto le permitirá al pueblo iraquí reencontrase con una página de su historia.

“Esta restitución excepcional es una gran victoria sobre quienes mutilan el patrimonio y luego trafican con él para financiar la violencia y el terrorismo”, declaró Azoulay.

Actividades criminales

Según datos de la ONU, el robo y tráfico ilegal de bienes antiguos es una fuente de ingresos clave para grupos terroristas y otras organizaciones criminales, por lo que la devolución de la Tabla simboliza una movilización internacional amplia tanto de los países como de la UNESCO y otros organismos para atajar esas actividades delictivas.

Los conflictos armados han causado gran destrucción del patrimonio cultural, además de haber facilitado el saqueo de piezas históricas para su posterior tráfico ilegal.

Generalmente el destino de ese patrimonio son los países afluentes donde se llevan a cabo las grandes transacciones del mercado mundial de arte. Estados Unidos uno de los principales destinos, ya que representa el 44% de ese mercado.

La UNESCO subrayó que ese país se ha esforzado mucho en los últimos años para combatir el tráfico ilegal de objetos históricos y que sólo en este año ha devuelto numerosas piezas de valor histórico a Pakistán, Camboya, Tailandia, Nepal y Sri Lanka.

Artículo anteriorGuterres: O cambiamos el rumbo, o la Conferencia sobre el Clima está abocada al fracaso
Artículo siguienteVacunas contra la COVID-19: ¿Se puede conseguir la equidad en un contexto de desigualdad con millones de personas vulnerables?