La Relatoría Especial condena el asesinato del periodista Givanildo Oliveira en Brasil, y llama al Estado a investigar los hechos en relación con su actividad periodística

Internacional

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el asesinato del periodista Givanildo Oliveira en Fortaleza, Ceará, e insta al Estado brasileño a investigar los hechos de forma completa, efectiva e imparcial, tomando en consideración la labor periodista como un posible móvil del crimen, y a sancionar a los responsables.

Según la información disponible, el 7 de febrero de 2022, el periodista Givanildo Oliveira habría sido atacado con disparos de arma de fuego por parte de un sujeto desconocido en las cercanías de su vivienda en el barrio Pirambu, ciudad de Fortaleza. Givanildo Oliveira se desempeñaba como reportero en el portal Pirambu News –del cual era además fundador–, que cubre asuntos de interés general a nivel local, incluyendo la agenda policial.

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Ceará informó que efectivos policiales acudieron al lugar del homicidio luego de recibir la denuncia, donde además efectivos de la Pericia Forense iniciaron la recolección de pruebas. A través de un mensaje público, el gobernador del Estado calificó el crimen como «inaceptable», y que era necesario «identificar y detener inmediatamente a todos los implicados». El funcionario informó que solicitó al secretario de Seguridad del Ceará que se reforzaran las diligencias e investigaciones para que haya respuestas inmediatas.

De acuerdo a los reportes recibidos, el periodista habría sido blanco de amenazas previamente, presuntamente vinculadas a la cobertura de temas criminales en la ciudad. En este contexto, la Oficina pudo conocer que el asesinato habría ocurrido tras la publicación de un reportaje sobre la detención de un hombre supuestamente sospechoso de un doble homicidio.

La Relatoría recuerda que, conforme al principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH, «el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada».

El asesinato de personas comunicadoras constituye la forma más extrema de censura. Tal como ha sostenido reiteradamente la CIDH y su Relatoría, la falta de sanciones a los responsables de estos crímenes puede enviar un mensaje permisivo de la violencia, propiciando la ocurrencia de nuevos delitos y contribuyendo a la autocensura. En este sentido, preocupa a la Oficina que otro portal periodístico de la ciudad de Fortaleza que informa sobre asuntos de interés local, haya anunciado que dejará de cubrir la agenda policial a fin de preservar la integridad de su equipo.

La Relatoría insta al Estado brasileño a emprender, conforme su deber de garantía del derecho a la libertad de expresión, sus máximos esfuerzos en la investigación, proceso y sanción de autores materiales e intelectuales del crimen, considerando especialmente la línea de investigación por retaliación al ejercicio periodístico. Asimismo, la Oficina urge a que las autoridades públicas a rechazar enfáticamente la violencia contra la prensa, y a reconocer públicamente el valor del periodismo en sociedades democráticas.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión es una oficina creada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a fin de estimular la defensa hemisférica del derecho a la libertad de pensamiento y expresión, considerando su papel fundamental en la consolidación y el desarrollo del sistema democrático.