La perspectiva de género no es un tema sólo de mujeres, sino de inclusión para combatir desigualdades: Marina San Martín

Metrópoli

La perspectiva de género no es un tema de moda o un asunto sólo de mujeres, sino de inclusión, es una medida que reconoce las desigualdades que los factores biológicos y socioculturales ejercen entre un hombre y una mujer, por lo que es necesario analizarlas y subsanarlas, aseguró Marina San Martín Rebolloso, Comisionada Ciudadana del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (INFO CDMX).

Añadió que la perspectiva de género debe implementarse en cualquier materia, siempre que se advierta que las cargas de género puedan crear una situación de desigualdad o asimetría de poder.

La Comisionada Ciudadana tomó parte en el Taller “Resoluciones con perspectiva de género” que organizó el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública Gubernamental y Protección de Datos Personales del Estado de Hidalgo (ITAIH).

Al participar en la mesa Juzgar con perspectiva de género: la aplicación desde las instituciones, San Martín Rebolloso refirió que es indispensable implementar la perspectiva de género al resolver los casos en materia de transparencia y privacidad; así como acciones de prevención, combate y erradicación de la violencia de género al interior de éstos.

“Juzgar con perspectiva de género implica cumplir la obligación constitucional y convencional de hacer realidad el derecho a la igualdad por medio de la labor jurisdiccional, para garantizar el acceso a la justicia y remediar las relaciones asimétricas de poder, situaciones estructurales de desigualdad, así como tomar en consideración la presencia de estereotipos discriminatorios de género en la producción e interpretación normativa y en la valoración de los hechos y pruebas”, puntualizó.

Consideró que, para construir una sociedad inclusiva, donde todas y todos tengamos las mismas oportunidades y derechos, es necesario deconstruir en lo cultural y eso hay que sembrarlo desde la niñez. “El feminismo aporta para romper la violencia simbólica. Hay que tener presente que todas somos personas, pero somos distintas y, desde esa diversidad, podemos aportar”, refirió.

La Comisionada Marina San Martín destacó la labor de los órganos garantes como coadyuvantes en materia de políticas públicas, porque acercamos información más allá de las propias sentencias, las cuales, “por ley, deben ser públicas y eso va de la mano con los derechos que tutelamos los órganos garantes”.

Señaló que el derecho de acceso a la información es un derecho llave que favorece la rendición de cuentas; para las mujeres, impulsa causas individuales y colectivas para configurar sociedades incluyentes, justas y prósperas. “Somos órganos que gestionemos y cuidamos datos personales para evitar actos de discriminación. Con la información habilitamos otros derechos”, subrayó.

Durante su exposición, la Comisionada Ciudadana expuso algunos de los casos que el Pleno del INFO CDMX ha resuelto con perspectiva de género, y recordó que en sesión extraordinaria del Consejo Nacional del Sistema Nacional de Transparencia se aprobó el Decálogo para implementar acciones de prevención, combate y erradicación de la violencia de género en instancias que conforman el propio SNT.

Al moderar la mesa, Myrna Rocío Moncada Mahuem, Comisionada Presidenta del ITAIH, enfatizó que aplicar la justicia con perspectiva de género permite transformar las prácticas de interpretación del derecho y actuar de manera global sobre el conflicto jurídico, permitiendo resolver sobre las personas, los hechos y la norma jurídica.

“Quienes nos encontramos en un cargo público, estamos comprometidos a garantizar el acceso a condiciones de igualdad y sin discriminación por razones de género”, dijo.

Añadió que, en el caso de los órganos jurisdiccionales y autónomos, deben impartir justicia con base en una perspectiva de género, para lo cual debe verificarse si existe una situación de violencia o de vulnerabilidad que, por cuestiones de género, impida impartir justicia de manera completa e igualitaria.

“Para ello, el juzgador debe tomar en cuenta identificar si existen situaciones de poder que por cuestiones de género den cuenta de un desequilibrio entre las partes en controversia; desechar cualquier prejuicio de género; aplicar estándares de derechos humanos de todas las personas involucradas; evitar el uso de lenguaje basado en estereotipos o prejuicios, entre otros aspectos”, puntualizó.

Por su parte, Elsa Cordero Martínez, Magistrada en retiro del Tribunal Superior de Justicia en el Estado de Tlaxcala, aseguró que, aunque el tema de perspectiva de género sea un asunto del que todo mundo habla, poco se dimensiona la realidad de lo que implica.

Comentó que un informe de la ONU de octubre de 2020 detallaba que los avances en materia de igualdad de género se estancaron, entre otras razones, por la pandemia de Covid-19, que mostró la vulnerabilidad en que se encuentran las mujeres.

El estudio refiere, además, que la violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo un problema mundial, ya que una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual por parte de sus parejas; a nivel mundial, cada día 137 mujeres son asesinadas por sus parejas sentimentales o por algún miembro de su familia, en tanto que en México 6 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia.

Mariana Moranchel Pocaterra, Magistrada de la Sección Especializada en Materia de Responsabilidad de los Servidores Públicos de la Sala Superior del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, aseguró que en todas las instituciones se debe de aplicar la resolución de cualquier conflicto, o de las competencias que les correspondan, a partir de la perspectiva de género.

Explicó que juzgar con perspectiva de género es una obligación de todos los órganos jurisdiccionales en aras de proteger el derecho a la igualdad de género, y tiene como premisa la identificación de los estereotipos discriminatorios de género, erradicándolos para resolver cualquier controversia sin distinción alguna en un plano de igualdad sustantiva.

Reflexionó sobre la histórica imposición errónea de roles de los individuos en razón de su género; algunos roles han sido desde la antigüedad y han perdurado hasta nuestros días, como son las prácticas machistas, estereotipos que son difíciles de erradicar.

Jacqueline Velázquez Ramírez, Magistrada Presidenta del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Hidalgo, afirmó que la perspectiva de género no es un tema de moda, solo que hasta ahora se le ha dado importancia y compartió su experiencia como jueza al trabajar con perspectiva.

Aseguró que, como juzgadora, se identifica plenamente con las mujeres que están en una posición vulnerable, y compartió con las personas asistentes un caso práctico cuando era juez en materia penal.

Acompañaron las actividades del Taller, la Comisionada Presidenta del INAI, Blanca Lilia Ibarra Cadena; Adrián Alcalá Méndez, Comisionado del INAI; Luis Ángel Ríos, Comisionado del ITAIH; Fátima Gamboa Estrella, Codirectora de EQUIS Justicia para las Mujeres; Adriana Greaves Muñoz, Cofundadora de TOJIL; y Francisco Hidalgo González, Titular de la Unidad Técnica de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo.