La perseverancia en el servicio es la clave en la vida del docente

Estatal

IRAPUATO, Gto. –  La perseverancia en el servicio educativo es la clave en la vida de un docente, dijo América Alejandra Padilla Molares, en el marco del reconocimiento que le hicieron autoridades educativas del Sector 7 de Preescolar, dentro del programa “Docentes que Dejan Huella”.

La maestra América Alejandra, cursó su licenciatura en Educación Preescolar en la Escuela Normal Oficial de Irapuato, en la generación 2008-2012; cuenta con una Maestría en Ciencias de la Educación y tiene un año de Doctorado en Ciencias de la Educación, ambos en el Instituto Pedagógico de estudios de Posgrado de la ciudad de Celaya, así como talleres y cursos de capacitación y formación docente, entre otras más actividades de desarrollo profesional.

Inició su labor docente en el ciclo 2013-2014, periodo en el que, adquirió su plaza por el Concurso Nacional de Oposición, obteniendo el 1° lugar a nivel estatal en el jardín de niños “Patria Mexicana” en la ciudad de Irapuato.

En el ciclo escolar 2015-2016, presentó, examen para la promoción de una plaza directiva y la obtuvo en el jardín de niños “México” de la Zona 22 del Sector 17 en la ciudad de Irapuato.

Actualmente es directora del jardín de niños “Pablo Montesinos”, de la comunidad de Peñuelas de Irapuato, perteneciente a la zona 102.

La maestra Ame, como cariñosamente se le conoce por sus compañeras, agradeció la distinción y destacó que su trabajo como maestra, no lo ve como una carga, sino como algo que les gusta hacer y lo hace con amor, “la perseverancia en mi labor docente me ha permitido lograr cubrir objetivos, sin rendición, aún en dificultades que nos ponen contra la pared, pero nuestra voluntad de servir a la educación me ha sacado adelante, muchas gracias “, asentó la homenajeada.

Juan Luis Saldaña López, delegado de la Región IV, destacó el trabajo que en 14 años ha cultivado la maestra América, “es indudable que ese gusto por ser maestra desde pequeña, hoy se ve reflejado en la actividad que realiza en apoyo de sus compañeras y de lo que más nos interesa como maestros, nuestras niñas y niños”.

Laura Lozoya Ponce, jefa del Sector 7 de Preescolar, dijo que el programa nació en la pandemia, a fin de reconocer a docentes, quienes, con su entrega, amor y compromiso a su vocación, han sido ejemplo para sus demás compañeros y agregó “hoy cumplimos 13 ediciones y es un gusto el poder adherirnos al Pacto Social por la Educación, en donde, una de sus líneas estratégicas está el reconocimiento social de la figura del docente, como una distinción al modelo de buenas prácticas.