Ante las enfermedades crónicas degenerativas que hacen a la población más vulnerable y dificultan la atención médica a pacientes con COVID-19, el trabajo científico que desarrolla el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) debe replantearse con proyectos innovadores que sienten las bases para hacer frente a enfermedades emergentes, afirmó el director general, Maestro Zoé Robledo.

Al inaugurar de manera virtual el XXIX Foro Nacional de Investigación en Salud del IMSS, destacó que el Seguro Social es la tercera institución mexicana con mayor investigación científica y la novena en América Latina, y que en los últimos cinco años se ha logrado la formación de 432 maestros y de 140 doctores en ciencias médicas.

Detalló que el Instituto cuenta con cinco Centros de Investigación Biomédica y 41 Unidades de Investigación ubicadas en todo el país, con aportes en diversas áreas médicas como vacunas, desnutrición infantil, leucemia, cáncer, infecciones urinarias, resistencia a los antibióticos, tratamiento de trastornos hormonales y trasplantes de médula suprarrenal, entre otros.

Zoé Robledo destacó que el Seguro Social está dentro las diez instituciones con el mayor número de patentes en México, por lo que se debe alentar su licenciamiento hacer un análisis sobre la posibilidad de vender las patentes. “Si queremos un IMSS fuerte después de la pandemia, tenemos que atrevernos a hacer cosas que nunca hemos hecho antes o también que hemos dejado de hacer”.

Dijo que si bien el Instituto no fue concebido para la investigación, recupera la ciencia para poder cumplir con propósitos superiores; este 2020 es el momento para plantear el impacto de la investigación y el trabajo en el laboratorio en la salud de los derechohabientes, para que logre ser una herramienta que enfrente lo emergente.

Subrayó que el conocimiento producido en el IMSS no debe quedar en hallazgos o publicaciones, aunque sean en los mejores Journals a nivel internacional, sino que el enfoque “debe estar en la medicina traslacional, que del laboratorio podamos llegar a la cama del paciente, a todos los lugares en donde una investigación, un esfuerzo de ustedes, signifique mayor calidad de vida para un mexicano o una mexicana”.

Afirmó que este Foro debe servir como una “pausa en el camino en este año tan complejo” para que con las y los investigadores del Instituto piensen en el rumbo que deben darle a su trabajo y aprovechar su experiencia para seguir mejorando.

“Seamos la institución que protege y que promueve a sus científicos a través del reconocimiento social y económico”, enfatizó.

En el acto de inauguración, el doctor Víctor Hugo Borja Aburto, director de Prestaciones Médicas, destacó que en estos tiempos de pandemia, la información científica es la que puede vencer los miedos ante la incertidumbre; y con argumentos científicos dar esperanza a la población, al personal médico y a los servicios de salud.

Indicó que en este foro se han registrado 691 protocolos de investigación de COVID, de los cuales 513 se han aprobado y están en desarrollo; particularmente el personal del IMSS tiene 213 protocolos en evaluación y 250 en proceso de elaboración para mejorar el conocimiento científico.

El doctor Borja resaltó que en este año, la comunidad científica del IMSS ha seguido su producción científica; se han publicado protocolos de investigación básica, clínica y epidemiológica; además de que incrementó siete por ciento la cifra de investigadores que llegó a 537; y los que pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SIN) son 362, lo que equivale a 67 por ciento del total, con lo que el Instituto muestra que sigue avanzando en beneficio de los derechohabientes.

En su oportunidad, la doctora Carolina del Carmen Ortega Franco, encargada del despacho de la Unidad de Educación, Investigación y Políticas de Salud, dijo que este Foro contará con la participación de más de dos mil 700 asistentes, entre trabajadores del Instituto, docentes, investigadores y alumnos de los tres niveles de atención y áreas normativas.

Detalló que se llevarán a cabo ocho conferencias magistrales, 12 simposios, tres talleres, dos mesas redondas y 12 sesiones de trabajo libre; se invitaron a 40 ponentes nacionales y nueve internacionales de países como España, Inglaterra y Australia; los temas principales son de investigación en COVID-19, cáncer y educación médica.

Enfatizó que investigadores y docentes del IMSS tienen una gran responsabilidad humana, cívica, científica y docente, “pero también un gran compromiso social con el bienestar, con la salud comunitaria, en un año que nos ha puesto a prueba”.